Qué es y para qué sirve un Robo Advisor

Robo Advisor

Las nuevas tecnologías cada están más relacionadas con las finanzas. Ya no se trata sólo de acceder a la banca online, sino que también abarca el área de inversión. El mejor ejemplo de este empuje fintech son los Robo Advisors, que podrían traducirse como asesores automatizados.

Los robo advisor son servicios online de gestión patrimonial y financiera que, básicamente, utilizan algoritmos y programación para gestionar carteras de inversión. En otras palabras, a través de software y con una intervención humana limitada se encargan de invertir el dinero de los ahorradores como lo haría un asesor financiero, aunque quizás el mejor símil sería el de una cartera modelo de fondos gestionada.

Los Robo Advisor no son nuevos. Estos gestores automatizados vieron la luz en 2008 en Estados Unidos, donde son populares en clientes con patrimonios limitados que no pueden permitirse un asesor financiero. Su llegada a España fue más tardía y se puede decir que es un producto relativamente novedoso, aunque hay compañías que ofrecen estos servicios desde 2014.

Cómo funciona un Robo Advisor

La mejor manera de entender qué es un robo advisor es a través de su funcionamiento, es decir, de la forma en la que logra automatizar prácticamente todo el proceso de inversión.

La mayoría de robo advisor trabajan con dos tipos de productos: fondos indexados y ETFs, aunque los segundos son mayoría. Este tipo de productos financieros se limitan a replicar el comportamiento de un determinado índice financiero como puede ser el Ibex 35 con un coste, más reducir que formar una cartera propia de acciones que hiciese lo mismo.

A través de una combinación de fondos indexados y ETFs los robo advisor son capaces de crear carteras equilibradas para diferentes perfiles de riesgo que replicarán, hasta cierto punto, lo que haga el mercado. Si la bolsa cae, el ETF también caerá y viceversa, y con él la propia cartera.

La duda más recurrente en este punto es cómo determina el Robo Advisor qué ETFs son los adecuados y qué peso deben tener en la composición concreta de la cartera de inversión. La respuesta son los algoritmos y la programación. Lo primero que hay que hacer al darse de alta en cualquier gestor automático de inversión es rellenar un cuestionario que sirve para perfilar al cliente.

Con las contestaciones el sistema tendrá información sobre la aversión al riesgo, horizonte de inversión, otros activos de inversión y situación financiera, entre otras cosas. Esos datos le permitirán establecer cuál de sus carteras modelos es más adecuada. Y es que la asignación de fondos no siempre es personalizada, sino que se distribuyen en carteras predefinidas para cada tipología de inversor.

A partir de ahí, también será un algoritmo quien ayude a equilibrar la cartera de inversión y decidir cuándo comprar o vender cada fondo o ETF. Este proceso sí que puede contar con mayor supervisión humana.

Ventajas de los Robo Advisor

¿Qué ventajas concretas puede aportar la gestión automatizada de las inversiones a un inversor particular? Varias, empezando por la facilidad de acceso y la sencillez del sistema. El resto de sus puntos están muy alineados con sus características:

  • Proceso 100% automático: basta una sola acción para empezar a invertir. Además, todos los gestores automáticos instan al usuario a realizar aportaciones periódicas mediante transferencias programadas, lo que automatiza todavía más el proceso de inversión.
  • Inversión mínima asequible: hay gestores que trabajan con carteras de un mínimo de 5.000 euros, pero otros en los que basta con aportar 50 euros al mes y menos de 1.000 euros de partida. Esto contrasta con el asesoramiento financiero tradicional, que se mueve con cantidades mucho más elevadas.
  • Comisiones limitadas: al trabajar con productos indexados y de gestión pasiva, el papel del equipo gestor se reduce y con él las comisiones de gestión. En concreto, las comisiones varían desde el 0,2% al 1% del capital invertido e incluso las hay que no cobran por gestión hasta alcanzar una cartera mínima de 10.000 euros gestionada.

Acceso a una cartera diversificada. El grado de diversificación dependerá del capital que se aporte, pero incluso con cantidades limitadas ya hay un grado bastante elevado de diversificación. Esto se consigue invirtiendo a través de ETFs globales.

Inconvenientes de los Robo Advisor

Por el lado de las desventajas, hay dos aspectos que todo inversor debería tener en cuenta.

  • Carteras modelo sencillas: las carteras de los Robo Advisor tienden a ser relativamente sencillas con líneas de inversión limitadas. La propia filosofía de inversión pasiva y el uso de ETFs son los que limitan la variedad.
  • Pueden sufrir más en mercados bajistas: la inversión indexada funciona muy bien en momentos de subidas, donde replica lo que hace el mercado y tiende a superar a los fondos de gestión activa. Sin embargo, no ocurre lo mismo cuando el mercado cae. En momentos de debilidad los robo advisor tenderán a comportarse peor y a acumular más pérdidas.

A estos dos elementos se puede sumar la falta de contacto humano que poco a poco se va solucionando con centros de atención al cliente. Sin embargo, por el propio modelo de los robo advisor, nunca llegarán a suplir a un asesor financiero tradicional con el que sentarse cara a cara. Si quieres saber más sobre banca online y los beneficios que puede darte esta, entra en la Plataforma de inversión del Santander, SO:FIA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − 7 =