Los nuevos impuestos que verán la luz en 2019

nuevos impuestos que verán la luz en 2019

Comienza el 2019 y ya podemos ir haciéndonos una idea de por dónde van a ir las cosas a nivel impositivo y cómo nos va a afectar a los ciudadanos y a las empresas.

Recaudar más

Según las previsiones del Ministerio de Hacienda, los ingresos por impuestos proyectados para 2019 alcanzarán el 39,1% del PIB, frente al 38,5% del PIB estimado en 2018.

Hablando de números, se pretende obtener unos ingresos extra de 5.678 millones de euros. Para ello se han creado dos nuevos impuestos y modificado algunos otros. Los dos impuestos de nueva creación son: el impuesto sobre servicios digitales (la llamada tasa Google), y el impuesto sobre transacciones financieras.

Con esos dos nuevos impuestos se piensa recaudar 2.050 millones de euros.

Impuesto a las Transacciones Financieras

Así, el Impuesto a las Transacciones Financieras, que gravará con un 0,2% la compraventa de acciones emitidas en España de empresas cotizadas con una capitalización bursátil de más de 1.000 millones, permitiría recaudar 850 millones de euros.

Este nuevo impuesto solo se aplicaría a operaciones en el mercado secundario; no se gravará la compra de acciones de pymes y empresas no cotizadas. También quedarán al margen del impuesto la deuda, ya sea pública o privada, y derivados. La tasa se liquidaría con periodicidad mensual.

La tasa Google

Por su parte, la creación del Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales afectará a las grandes empresas con una facturación de 750 millones a nivel mundial y de 3 millones en España. Además, permitiría recaudar 1.200 millones de euros.

Se trata de un impuesto que lleva tiempo siendo estudiado en Europa y que, en síntesis, está concebido con el objetivo de que dichas empresas paguen impuestos en los países donde están generando beneficios.

La Comisión Europea, en marzo de este mismo año, llegó a proponer un borrador de directiva al objeto de imponer un recargo impositivo a los beneficios de estas compañías por sus ventas en cada Estado comunitario. Las mayores reticencias a la implantación de este impuesto provienen de Estados Unidos y algunas grandes empresas tecnológicas europeas.

El impuesto al diésel

Otra de las novedades tributarias para el año 2019 es la llamada ecotasa o tasa verde que va a afectar directamente al combustible diésel. Esta medida tendrá un impacto especial en el ciudadano medio, poseedor de un vehículo que utilice este tipo de carburante.

Económicamente se calcula por fuentes gubernamentales que los conductores que hagan una media de unos quince mil kilómetros al año, incrementarán su gasto en combustible en algo más de tres euros al mes.

Hasta ahora, las comunidades autónomas podían aplicar un tramo impositivo a los carburantes, hasta 4,8 céntimos por litro, aunque no todas las autonomías lo aplicaban en la misma medida. Con esta armonización del impuesto a los carburantes las comunidades autónomas que no lo aplicaban (Cantabria, Castilla y León, La Rioja, Navarra y País Vasco) notarán más la subida.

La explicación para implementar este impuesto se basa en el marco de la lucha contra el cambio climático. Desde el Ministerio de Hacienda se mantiene que su implantación se lleva a cabo siguiendo las recomendaciones de la Comisión Europea y otros organismos internacionales para mejorar la fiscalidad verde.

En números redondos, se estima que la subida de la tributación del diésel, de la que estarían excluidos los profesionales del transporte, supondría unos ingresos de 670 millones de euros.

Más cambios para el 2019

Dentro del paquete de medidas tributarias incluidas en el acuerdo presupuestario de 2019, se sitúa también la creación en el Impuesto sobre Sociedades de un tipo mínimo del 15% para las grandes empresas y del 18% para el sector financiero y de explotación de hidrocarburos.

Renta y Patrimonio

En cuanto al impuesto sobre la renta, se prevé una subida del IRPF para las rentas altas. Esta subida se llevará a cabo mediante un incremento de dos puntos en la tributación a partir de los 130.000 euros y de cuatro puntos a partir de 300.000 euros.

También se va a aplicar un aumento de cuatro puntos para las rentas del capital superiores a 140.000 euros. Conforme a las estadísticas del Ministerio de Hacienda, esta subida solo afectará a menos del 0.5% de los contribuyentes.

El impuesto sobre el patrimonio también variará. El año que viene verá el aumento del 1% en el impuesto para los contribuyentes con una fortuna superior a 10 millones de euros.

Teniendo en cuenta que en España solo están obligados a presentarlo aquellos contribuyentes cuya base imponible es superior a 700.000 euros, pasará un poco lo mismo que con la subida del impuesto sobre la renta para las rentas más altas; afectará a un porcentaje mínimo de contribuyentes.

Cambios a la baja

No obstante, el próximo año también podremos esperar la rebaja en ciertos tipos impositivos.

Es el caso de la rebaja de algunos tipos de IVA aplicable a ciertos productos. En esa línea, les disminuirá a los servicios veterinarios que pasarán al tipo reducido del 10%. Los productos de higiene femenina pasarán a tributar por este impuesto al tipo superreducido del 4%.

Por último, el 2019 verá la esperada reducción del tipo del 25% al 23% en Sociedades para las pymes que facturen menos de un millón de euros.

Impuestos relacionados con la vivienda

Con relación a los impuestos a la vivienda, desde el 19 de diciembre pasado se ha eliminado la obligación de repercutir el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) al arrendatario en el caso de alquiler social de vivienda por parte de administraciones. Igualmente, los ayuntamientos, podrán establecer una bonificación de hasta el 95% en este impuesto para las viviendas sujetas a alquiler a precio limitado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece + diez =