Me ha tocado la lotería: ¿en qué debería invertirlo?

Décimo de Lotería - me ha tocado la Lotería, en qué debería invertirlo

Este 22 de diciembre, el Sorteo Extraordinario de Navidad repartirá 2.240 millones de euros en premios. Los premiados con el “Gordo” recibirán 400.000 euros por décimo; al segundo premio corresponderán 125.000 euros y al tercero 50.000 euros. Además, habrá dos cuartos premios (20.000 euros por décimo) y ocho quintos (6.000 euros por décimo). En total, la lotería más famosa de España repartirá 24,4 millones de premios.

Si eres uno de los agraciados a los que le toque la lotería, seguramente te surgirá la pregunta: “¿en qué debería invertirlo?”. Ante todo, calma. Hay estudios que concluyen que un gran porcentaje de ganadores de la lotería lo pierden todo al cabo de unos años. Ni decir a todo el mundo que te ha tocado el “Gordo”, ni dejar el trabajo, ni empezar a gastar como locos.

Tienes tres meses de plazo para cobrar los décimos premiados. Si el premio es  inferior a 3.000 euros, se puede proceder al cobro en cualquier administración de loterías. Si es igual o superior a esa cantidad, se cobrará en una de las entidades financieras autorizadas (como Banco Santander) o en las delegaciones territoriales de Loterías y Apuestas del Estado.

Hay que recordar que desde 2013, las ganancias obtenidas por sorteos y loterías están gravadas con un 20%. Los presupuestos generales del Estado han incrementado este año el mínimo exento de gravamen hasta los 10.000 euros. Es decir, no pagaremos nada hasta esa cantidad, pero Hacienda se quedará con el 20% de lo que exceda este límite.

¿Qué tipo de inversión te conviene?

Una vez cobrada la lotería, el consejo de los expertos es asesorarse bien para decidir qué hacer con el dinero. Debes hacer un análisis de tu situación patrimonial y tus necesidades de liquidez a corto, medio y largo plazo, y del riesgo que quieres asumir. Tras cubrir tus necesidades más inmediatas (el clásico “tapar algún agujero” o darte un capricho), y guardar una parte del premio en efectivo como fondo de emergencia para imprevistos, podrás escoger el tipo de inversión que más te convenga.  

Para empezar, si tu intención es amortizar un préstamo o la hipoteca con lo que has ganado con la lotería, debes valorar si te compensa. Tal y como señalan desde la Asociación Europea de Asesoría y Planificación Financiera (EFPA España), cancelar la deuda tiene sentido económico “siempre que el coste, es decir el tipo de interés, sea superior a la rentabilidad que nos daría otro activo financiero”. También habría que valorar si hay costes por cancelación anticipada o si perdemos desgravaciones fiscales (caso de una hipoteca sobre una vivienda habitual).

Aquellos perfiles más conservadores pueden optar por la deuda pública. Hay diferentes tipos: letras del tesoro, bonos y obligaciones. Las Letras del Tesoro son las emisiones de deuda a corto plazo con vencimientos de 3, 6, 9 y 12 meses; los Bonos del Estado están indicados para inversiones a medio y largo plazo, con vencimientos a 2, 3 y 5 años; y las Obligaciones del Estado están orientadas a inversiones a largo plazo (vencimientos a 10, 15 y 30 años). En la actualidad, las letras están dando una rentabilidad negativa, los bonos, entre un 0,1% y un 0,5%, y las obligaciones pueden alcanzar un 3%.

Productos con una buena rentabilidad

Un buen producto para invertir lo que te ha tocado en la lotería son los fondos de inversión. Se trata de vehículos de inversión que engloban las aportaciones de diversos ahorradores, que ceden a gestores profesionales la toma de decisiones sobre la inversión de su patrimonio.

La inversión se realiza de forma conjunta en los activos que el equipo gestor considera adecuados para obtener la máxima rentabilidad posible y en función de una estrategia de inversión definida previamente. Es decir, podrás optar por un perfil más arriesgado (renta variable) o uno más conservador (renta fija). Entre sus ventajas, está su elevada liquidez, ya que se pueden vender en cualquier momento, y una fiscalidad atractiva, puesto que están exentos de tributación hasta el momento de su reembolso.

Una opción atractiva es invertir en activos no financieros, como inmueblesSegún un estudio realizado por Idealista, la inversión inmobiliaria en España sigue ofreciendo unas tasas de rentabilidad que triplican, en el peor de los casos, las de los Bonos del Estado a 10 años. La rentabilidad que ofrece la inversión en viviendas para ponerlas en alquiler se ha incrementado hasta el 7,8%, debido al fortalecimiento que está experimentando la demanda de alquileres.

Otro activo considerado seguro es el oro, cuyo precio tiende ser más estable que el de otros activos financieros. Ofrece total liquidez, puesto que lo puedes vender en cualquier momento, y está exento de pagar IVA (al comprarlo) siempre que sea en lingotes y monedas. A tener en cuenta: hay que guardarlo en un lugar seguro.

Parte de tu premio también lo puedes destinar a ahorrar para la jubilación. Planes de pensiones y planes de jubilación son las alternativas. Los primeros son menos líquidos (solo puede retirarse el efectivo en determinadas contingencias), y los segundos ofrecen una rentabilidad inferior (porque el riesgo es menor). También difiere su fiscalidad. Con el plan de pensiones tendrás deducciones en la Declaración de la Renta por las aportaciones que hagas, no así en el de jubilación.

Otras alternativas de inversión están en los bonos y las acciones. Los bonos –la compra de deuda de una empresa o entidad emisora- son más interesantes para quienes tengan aversión al riesgo y están orientados al medio o largo plazo. Por su parte, las acciones – compra de participaciones de una compañía- están indicadas para personas con un perfil inversor más agresivo. En este caso no sabrás la rentabilidad que lograrás hasta que no vendas los títulos, mientras que en los bonos el interés está fijado previamente. El mercado bursátil dispone asimismo de otros productos financieros más complejos, pero, para inversores no avezados, se impone contar con el apoyo de un experto de confianza.

Como puedes ver, las posibilidades para invertir el dinero de la lotería son muchas. Tranquilidad en la toma de decisiones, buen asesoramiento y valorar lo que es realmente importante son los consejos esenciales para disfrutar de tu nueva condición económica por mucho tiempo.