La tendencia contactless: ¿qué dispositivos podemos usar para pagar sin contacto?

dispositivos con contactless

La popularización de los sistemas de pago contactless, que permiten pagar fácilmente y de forma segura las compras en tiendas físicas mediante el uso de tecnologías de identificación por radiofrecuencia (NFC), ha provocado que para los consumidores sea algo ya habitual acercar su tarjeta de crédito o de débito al lector del terminal punto de venta (TPV) y abonar sus adquisiciones sin tener que introducir la tarjeta en la ranura de lectura o pasar la banda por el dispositivo.

La tecnología contactless, aplicada a los pagos en comercios, conlleva un importante ahorro de tiempo. Las transacciones se realizan el doble de rápido que con los terminales tradicionales y, además, se incentiva también el consumo. MasterCard, por ejemplo, reconoce que ha registrado hasta un 25% de aumento del gasto por parte de los usuarios gracias a la facilidad de uso que supone integrar un chip con antena a la tarjeta bancaria y al datáfono y al hecho de que, por ejemplo, en compras por importes inferiores a 20 euros no sea necesario introducir el PIN bancario.

Abonar las compras mediante una tarjeta contactless se ha convertido en una práctica común, pero lo que muchos usuarios no saben es que la tecnología NFC, que facilita sobremanera los pagos, también puede aplicarse a muchos otros objetos de uso cotidiano. Además de poder pagar sin contacto mediante tarjetas de crédito o de débito, ya podemos utilizar otros dispositivos para abonar nuestras compras de manera sencilla sin necesidad de contacto. El uso de algunos de ellos todavía no se ha popularizado, pero hay otros que los usuarios ya comienzan a utilizar –y a disfrutar- a la hora de pagar.

Es el caso de los smartphones. Para poder utilizar un teléfono para pagar en los establecimientos es necesario que incluya tecnología NFC, algo que suele ser habitual en los terminales lanzados al mercado recientemente. Con solo acercarlo al TPV, si tenemos instalada la app de nuestro banco para realizar pagos sin contacto, estaremos realizando el abono de forma fácil y segura, como si se tratase de nuestra tarjeta bancaria habitual.

smartwach con contactless

Pero además de tarjetas y smartphones, la tecnología NFC también puede implementarse en multitud de gadgets para facilitar los pagos contactless a los usuarios. Es fácil reconocerlos porque suelen incluir un logotipo que representa unas ondas y que indica que permiten abonar compras con tan solo acercarlos al TPV. Algunos de ellos, incluso son objetos de uso cotidiano que ya llevamos encima sin apenas darnos cuenta. A estos se les conoce con el nombre de wearables.

Uno de estos dispositivos son las pulseras cuantificadoras con tecnología NFC. Es el caso de la Pulsera Prepago de Santander que te permite llevártela donde quieras, a la playa, a la montaña, a correr, al fútbol… ya que es resistente al agua. Ya estamos acostumbrados a ellas, porque este tipo de pulseras las utilizamos por ejemplo para monitorizar la actividad física o conocer las calorías quemadas mientras hacemos deporte.

No son más que brazaletes que incluyen nuestra información bancaria y que tan solo deben acercarse al terminal de punto de venta contactless para realizar el pago sin contacto. Si además el importe de la compra es inferior a 20 euros, la transacción se realiza en un abrir y cerrar de ojos al no necesitar que se proporcione el PIN. Si hay que ponerlo en el terminal, la operación solo se demora unos segundos y sigue siendo muy rápida e igualmente segura.

Para efectuar pagos fáciles también puedes utilizar los smartwatch de Apple. Con la aplicación Apple Pay se puede pagar transacciones incluso superiores a 20 euros sin introducir el pin, ya que el smartwatch autentifica la transacción con la huella dactilar. Por lo que con solo acercar el reloj al terminal contactless, el proceso de compra se completa en pocos segundos.

Llaveros, billeteros o incluso pinchos USB también pueden incorporar tecnologías NFC para facilitar los pagos contactless a los usuarios. Para utilizar cualquiera de estos dispositivos tan solo es necesario que el comercio disponga de un terminal que permita pagos sin contacto, algo que ya incorporan más del 80% de los TPVs en España.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete + 13 =