Cómo hacer la declaración de la Renta 2018

cómo hacer la declaración de la Renta

La declaración de la Renta hace referencia al IRPF, el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas que se aplica sobre la totalidad de los rendimientos del contribuyente: trabajo, capital y actividades económicas, ganancias y pérdidas patrimoniales y las imputaciones de renta que se establezcan por ley.

Todas las personas físicas que dispongan de una renta están obligadas a hacer la declaración, aunque existen excepciones. Así, no tienen obligación de declarar los contribuyentes que obtengan rentas procedentes de rendimientos íntegros del trabajo que no superen los 22.000 euros anuales si proceden de un único pagador. Tampoco estarán obligados a realizar la declaración de la Renta los trabajadores que hayan obtenido rentas anuales por debajo de 14.000 euros procedentes de más de un pagador.  

Otro dato importante en relación a este impuesto es que están obligados a su pago los residentes en España. La Agencia Estatal de la Administración Tributaria (AEAT) considera que eres residente en nuestro país si pasas en él por lo menos 183 días al año. En caso contrario, tendrías que pagar el Impuesto sobre la Renta de No Residentes.

Plazos para presentar la declaración de la Renta 2018

Según el calendario del contribuyente que ha publicado la Agencia Tributaria para el año 2019, la campaña de la declaración de la Renta 2018 comenzará el próximo 2 de abril y se extenderá hasta el 1 de julio. Quienes opten por acudir a los centros de la Agencia Tributaria o de las entidades colaboradoras para presentar su declaración podrán hacerlo a partir del 14 de mayo.

Lo que debes tener en cuenta

A la hora de hacer la declaración de la Renta 2018, puedes hacerla de manera individual u optar por una declaración conjunta con los miembros de tu unidad familiar (tu cónyuge e hijos contribuyentes).

En principio, la declaración conjunta puede favorecer a los matrimonios en los que uno de los cónyuges no recibe ingresos o estos son de escasa entidad, inferiores a 3.400 euros. De todos modos, a la hora de solicitar tu borrador, puedes consultar el resultado en cualquiera de los dos supuestos, declaración individual o conjunta, y elegir así la modalidad que te resulte más beneficiosa.

¿Es igual en todas las comunidades autónomas?

Cuál es tu comunidad autónoma de residencia influye en tu declaración de la Renta, ya que algunas comunidades tienen competencias en relación con el impuesto y ofrecen deducciones de las que podrías beneficiarte.

La Agencia Tributaria entiende que una persona es residente en la comunidad autónoma en la que haya permanecido más días a lo largo del año. En defecto del criterio anterior, lo es donde tenga su principal centro de intereses, que es el territorio donde se obtenga la mayor parte de la base imponible del IRPF. Finalmente, si no puede determinarse la comunidad autónoma de residencia siguiendo los criterios anteriores, se establecerá el lugar de la última residencia declarada a efectos del IRPF.

El borrador de la declaración de la Renta

Para hacer la declaración de la Renta el primer paso es obtener el borrador de la misma que nos facilitará la propia Agencia Tributaria a través del servicio de tramitación del borrador/declaración de su web, tras aportar, en su caso, determinada información que se solicita al efecto.

Es fundamental revisar a fondo el documento y contrastar los datos que contiene antes de firmar nuestra declaración de la Renta. Comprueba que todos tus datos personales sean correctos: por ejemplo, si has cambiado de domicilio o estado civil o si has tenido hijos.

Formas de presentación

Este año la declaración de la renta solo se podrá presentar a través de internet, mediante el servicio que la AEAT pone a tu disposición en su sede electrónica.

Renta Web es el servicio de ayuda para tramitar y presentar la declaración de la Renta 2018. En él se combinan los sistemas de los principales servicios de ayuda que existían anteriormente, el borrador y el programa PADRE.

El contribuyente accede directamente al servidor de la AEAT y añade cualquier dato o renta referido al año en cuestión para cubrir su declaración. No es necesario descargarse ningún programa previamente y permite iniciar la declaración en un dispositivo y finalizar en otro.

Circunstancias personales, el mínimo exento

No olvides que el mínimo personal y familiar que reduce la base liquidable lo constituye la cantidad que, por destinarse a satisfacer las necesidades básicas personales y familiares del contribuyente, no se somete a tributación por este impuesto. Con carácter general son 5.565 euros anuales. También debes considerar, en su caso, la aplicación del mínimo por descendiente y/o ascendientes que convivan contigo o dependan económicamente de ti.

Cómo nos ayudan las deducciones

Las deducciones son una parte que nos debe interesar especialmente en nuestra declaración de la Renta, puesto que nos ayudan a reducir la base liquidable. Existen deducciones autonómicas, que varían dependiendo de la comunidad en la que se resida habitualmente, y deducciones estatales.

Entre las principales deducciones estatales figuran la deducción por maternidad y por familia numerosa. La deducción por maternidad se concede por hijos menores de 3 años con una cuantía de hasta 1.200 euros anuales por cada hijo nacido o adoptado en territorio español. Los contribuyentes del IRPF con derecho a esta deducción pueden solicitar el abono anticipado de la misma. En el caso de la deducción por familia numerosa, el importe de la deducción es de 1.200 euros con carácter general.

Novedades en la declaración de la Renta 2018

Además, este ejercicio la deducción por maternidad tiene un incremento adicional de hasta 1.000 euros anuales (con efectos desde el 1 de enero de 2018) cuando el contribuyente que tenga derecho a la deducción satisfaga gastos de guardería por hijo menor de tres años.

Otra novedad a tener en cuenta ha venido a través de la sentencia del Tribunal Supremo, que ha establecido que las prestaciones por maternidad no se tendrán que incluir en la declaración de la Renta de 2018.

Asimismo, si has invertido en empresas de nueva o reciente creación, podrás deducirte el 30% (con anterioridad el porcentaje de deducción era el 20%) de las cantidades satisfechas en el período por la suscripción de acciones o participaciones. La base máxima de deducción será de 60.000 euros anuales (la anterior era de 50.000 euros anuales) y estará formada por el valor de adquisición de las acciones y participaciones suscritas.

Si necesitas más información para hacer la declaración de la Renta 2018, en la Agencia Tributaria te ofrecen distintas vías para ofrecerte asesoramiento que puedes consultar en su página web.