¿Son seguros los coches autónomos?

conducción autónoma

Antes de 5 años estarán disponibles, de forma mayoritaria, automóviles equipados con programas completos de conducción autónoma. Su objetivo será recortar la siniestralidad hasta en un noventa por ciento.

La última meta del automóvil actual es la conducción autónoma

Los principales fabricantes han avanzado el lanzamiento masivo de coches con conducción autónoma en el último Salón de Frankfort, celebrado en septiembre.

Hoy ya existen diferentes ayudas a la conducción, desde el control adaptativo de velocidad hasta el sistema de frenado de emergencia, que han puesto las bases para la conducción autónoma.

Algunos ejemplos:

Tesla ya incluye la opción conducción autónoma en los modelos estelares de su gama. Dicho equipamiento está disponible en los recién lanzados Tesla Model 3 por algo menos de cinco mil euros.

Audi está probando un S5 autónomo que se mueve por los circuitos atacando los tiempos de referencia para vehículos de su categoría. Corre al máximo nivel sin ningún ocupante en su interior. También se ha celebrado una primera carrera con monoplazas eléctricos autoguiados.

Objetivo: rebajar los accidentes de tráfico en un noventa por ciento

Los coches autónomos garantizan un tráfico sin accidentes, pero la coexistencia con vehículos tradicionales y con peatones en un mismo escenario plantea, todavía, grandes retos que requieren solución:

  1. Los problemas técnicos en los ordenadores encargados del control final, ya que necesitan acumular millones de situaciones en sus memorias para ofrecer las respuestas oportunas.
  2. Hay que solucionar problemas éticos. ¿A quién debe salvar el coche autónomo en casos extremos? ¿A sus propios pasajeros o a los peatones, ciclistas y automovilistas involucrados en un posible accidente?
  3. Es necesario convertir las vías circulatorias en vías inteligentes, capaces de dialogar con los vehículos y con los automovilistas.

Ventajas inmediatas de la conducción autónoma

El automovilista disfrutará más del tiempo que pasa en el coche y de un nivel de seguridad nunca imaginado. También sumará:

  1. Reducción de tiempo en la búsqueda de plazas libres de aparcamiento.
  2. Liberación de toda clase de multas por infracciones de tráfico.
  3. Se optimiza el uso del motor y los consumos en cualquier trayecto.

El control de cada kilómetro recorrido por estos vehículos facilitará el trabajo del gestor de flota. También potenciará el valor residual del coche en el mercado de ocasión: se conocerá cada trayecto.

El mantenimiento del automóvil podrá realizarse, igualmente, a la carta, desde el cambio de aceite hasta la sustitución de neumáticos, con el ahorro consiguiente.

Todo este panorama comenzará a disfrutarse desde mañana mismo, desde 2020. La conducción autónoma ya está aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + 7 =