Los 5 enemigos de la batería de tu coche

Mañana de invierno. Quieres poner el coche en marcha tras una noche heladora y al raso. Contacto, botón de puesta en marcha y, de pronto, un sonido renqueante: el motor de arranque gira sin genio alguno, incapacitado para lanzar el motor.

Dicho escenario es habitual en casi cuarenta provincias de la geografía peninsular, aquellas más castigadas por las bajas temperaturas nocturnas desde comienzos de noviembre hasta mediados de abril. Si te mueves en esas zonas y la batería de tu coche tiene cerca de cuatro años debes redoblar tu atención ante sus cinco enemigos naturales:

  1. Frío ambiental
  2. Lunetas térmicas
  3. Iluminación exterior e interior
  4. Sistema de climatización
  5. Equipos de sonido y conectividad

 

  1. La bajada de temperatura es la primera causa de descarga de la batería. Lo percibes en tu móvil, que pierde buena parte de su capacidad en cuanto el termómetro se precipita hacia los cero grados. Sucede lo mismo con la batería de su coche, que utiliza una tecnología mucho más antigua. Cualquier clase de resguardo físico para tu vehículo durante la noche facilitará esa primera puesta en marcha, la más difícil. Todos los fluidos vitales del motor y de la transmisión alcanzan niveles extremos de densidad en esos momentos, dificultando el giro del motor de arranque. Recuerda pisar el pedal de embrague en cada puesta en marcha, para no arrastrar todos los mecanismos.
  2.  Las lunetas térmicas debilitan las baterías más en forma en un abrir y cerrar de ojos. Las resistencias integradas en los parabrisas tienen gran necesidad de energía eléctrica para el desempañado del cristal. Dicha exigencia aumenta cuando es necesario proceder al deshielo de dichas lunetas. Debes vigilar su funcionamiento en todo momento y desconectar el sistema en cuanto disfrutes de un buen campo de visión. La batería de tu coche te lo agradecerá.
  3. Las luces interiores y los faros son enemigos naturales de la batería. Todos los vehículos de última generación utilizan dispositivos de iluminación bastante respetuosos con el acumulador de electricidad de tu coche, pero no te confíes. Dejar puestas las luces de cruce cuando se detiene el motor puede descargar una batería en menos de diez horas. El problema se repite con las luces interiores. Son menos devoradoras de energía pero pueden arruinar la mejor batería en poco más de 24 horas, especialmente cuando arrecia el frío.
  4. Los sistemas de climatización son grandes consumidores de energía. El accionamiento del ventilador, ya sea para aire caliente, en invierno, o para aire frío, en verano, exige un buen aporte de electricidad. Dicho desgaste sube de modo exponencial al utilizar los niveles extremos de aireación. La batería soporta mal las descargas extremas producidas por la presión conjunta de todos los sistemas eléctricos. Deben conectarse de modo gradual y siempre con el motor en funcionamiento.
  5. Equipo de sonido, navegador, cargadores de teléfonos, extraen energía a una batería que puede estar muy debilitada por el frío y por la edad, especialmente si se aproxima a los cuatro años de vida.  Espera a conectar todos estos equipos pasados unos minutos desde la puesta en marcha.

Para tu seguridad, no dejes pasar los cuatro años antes de revisar la batería, si dispones de un coche Bansacar en cualquier visita al taller comprobarán su estado y si es necesario te la cambiarán sin que tengas que preocuparte de nada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + 13 =