iPhone 7 o iPhone 8, ¿cuál elegir?

En plena coincidencia con el décimo aniversario del nacimiento del iPhone, Apple ha lanzado nuevas versiones de su producto estrella, móvil de referencia entre los teléfonos inteligentes. Más allá del iPhone X, que supone un verdadero cambio de enfoque, la compañía también ha lanzado el iPhone 8. ¿En qué se diferencia de su hermano pequeño, el iPhone 7?

Aparentemente iguales

Por fuera, y a simple vista, costaría diferenciar entre un iPhone 7 y un iPhone 8, ambos con pantalla de 4,7 pulgadas Retina HD. La resolución y el contraste sigue siendo los mismos, aunque en el modelo más moderno también tienes True Tone en pantalla, que cambia el tono de los blancos para adaptarse a la luminosidad ambiental.
Pero sí hay diferencias: la parte trasera del octavo modelo de la serie iPhone está fabricada en cristal líquido. Una tendencia que se está imponiendo en todos los terminales de gama alta del mercado.
Una de las principales mejoras del cristal líquido frente al aluminio es su mayor resistencia, especialmente a arañazos y golpes. Sin embargo, su construcción también es más compleja, de ahí que solo se incorpore en los teléfonos Premium. Este refinamiento se percibe no solo de manera visual, sino también al tacto, aunque es cierto que la mayoría de los usuarios opta por proteger su teléfono inteligente con una carcasa.
También podrás notar la diferencia de peso entre uno y otro terminal, aunque entre estos dos modelos sea de solo 10 gramos: 138 gramos para el iPhone 7 o 148 gramos para el iPhone 8.

Diferencias interiores

Las verdaderas diferencias entre ambos modelos se localizan en el interior. En lo que al procesador se refiere, el corazón del teléfono inteligente, el iPhone 8 inaugura el Apple A11 Bionic, mientras que el iPhone 7 se mantiene fiel al A10 Fusion.
El nuevo procesador del iPhone 8 no solo es más potente, sino que estrena, además, la CPU de seis núcleos. Dos de estos núcleos son de alto rendimiento, lo que les permite ser un 25 por ciento más rápidos que el resto. Los cuatro núcleos restantes son de alta eficiencia, mejorando su velocidad en un 70 por ciento. Es decir, que añaden mucha más potencia pero sin que repercuta en una menor duración de la batería. El iPhone 8 pueda ejecutar aplicaciones de realidad aumentada gracias a dicho soporte. También admite recarga de manera inalámbrica.
Una última diferencia fundamental entre ambos móviles para ti y para cualquier otro usuario es su capacidad de almacenamiento. Si optas por un iPhone 7 podrás disfrutarlo con 32 o 138 GB, si escoges el iPhone 8 tendrás a tu disposición el doble de capacidades: 64 o 256 GB.

iPhone 7 Oro

 

¿Y la cámara?

La cámara, en principio, es la misma en ambos modelos, aunque la posibilidad de grabación de vídeo es mejor en el iPhone 8, puesto que permite grabación 4K a 24, 30 o 60 frames por segundo, f/s, frente a los 30 f/s del iPhone 7.
El iPhone 8 presenta otro de sus grandes distintivos en este capítulo: el flash True Tone, que incluye cuatro LED y Slow Sync. Esto permite que los fondos y los primeros planos se reproduzcan en mejores condiciones, al ofrecer una iluminación más uniforme.

Además BansaTec, el renting de equipos tecnológicos del Banco Santander, te ofrece estos equipos con un seguro a todo riesgo que cubrirá cualquier incidencia, incluidos el robo y la rotura de pantalla, consulta nuestras ofertas de renting tecnológico.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 1 =