Coche autónomo: ¿qué puede hacer por ti?

Interior de los coches autónomos

El objetivo inicial del coche autónomo es optimizar el tráfico en todas sus vertientes. Un automóvil de este tipo cumplirá al pie de la letra toda la normativa de tráfico, evitando hasta el 90% de los accidentes. Las previsiones más optimistas aseguran que la aplicación de esta nueva tecnología podría acabar con la siniestralidad vial en poco más de 10 años.

En la actualidad, los vehículos autónomos de nivel 3 ya ruedan fuera de Europa; y se estima que entre 2021-2025 llegarán los sistemas de conducción automatizada más altos (el nivel SAE 5 de autonomía). Los coches analógicos, sin ningún tipo de ayuda electrónica a la conducción, representan el Nivel 0 en la escala SAE (Sociedad de Ingenieros de Automoción, en sus siglas en inglés).

Con este escenario y las previsiones de fabricantes y expertos, ¿qué es lo que un coche autónomo puede hacer por ti? Repasamos las ventajas de la conducción autónoma y el avance de esta tecnología.

Ventajas del coche autónomo

Las 7 ventajas del coche autónomo en la utilización cotidiana:

  1. Disfrutarás cada segundo que pasas en el coche, ya que podrás dedicarlo a cualquier actividad no relacionada con la conducción.
  2. Estarás protegido, con un nivel de seguridad activa nunca alcanzado en la historia del automóvil.
  3. Reducirás el tiempo perdido buscando plazas de aparcamiento.
  4. Dirás adiós a las multas. Tu vehículo no cometerá infracciones de tráfico, asegurando los puntos de tu carnet.
  5. Lograrás el mejor consumo de tu coche en cualquier trayecto, optimizando el rendimiento de sus componentes.
  6. Potenciarás el valor residual de tu coche en el mercado de ocasión, ya que se conocerá cada trayecto. Los gestores de flotas en renting contarán, además, con todos los datos económicos relevantes para ajustar sus tarifas.
  7. Gastarás mucho menos en mantenimiento. Solo realizarás el cambio de aceite o la sustitución de neumáticos en el momento exacto.

La propuesta es atractiva, pero el interés de conductoras y conductores se está desinflando según pasan los años. La idea de un coche capaz de moverse sin ninguna persona al volante parecía más atrayente hace un par de años, cuando comenzaron las encuestas sobre el tema. El coche eléctrico se ha erigido como protagonista en este tiempo y ha restado atención a los avances.

Vamos con un ejemplo: el 46% de automovilistas en Gran Bretaña no estaba interesado en un coche con conducción autónoma en abril de 2017. Ese desapego ha subido hasta el 56% en el final de 2019. Otro dato a tener en cuenta es el porcentaje de automovilistas dispuestos a pasarse al coche autónomo. Llegaba a un 20% en 2017, pero se queda en el 13% a finales de 2019.

Conductora de coche autónomo

¿Dónde está el coche autónomo ahora mismo?

Se resume así: el coche completamente autónomo, capaz de circular sin la menor intervención humana, queda lejos en el tiempo, a más de 6 años vista. Es el tiempo necesario para su desarrollo total. El objetivo de las empresas involucradas en el coche autónomo apunta a 2021 como referente para el primer despliegue importante de dicha tecnología.

Es necesario añadir que los fondos para la investigación se están debilitando. Las grandes marcas necesitan sus recursos para impulsar las soluciones eléctricas, impuestas por las normativas anticontaminantes de los grandes mercados.

¿Qué significan los niveles de autonomía?

La realidad del mercado automovilístico en conducción autónoma aún está alejada de las previsiones. Se habla de nivel 4, de nivel 5, pero por el momento solo se ha alcanzado el nivel 2 en modelos de serie. El nivel 3 se reserva para 2 años más tarde.

Para los más autosuficientes, para los coches autónomos de nivel 5, habrá que esperar otros 6 años más, si todo va bien.

La clasificación por niveles de autonomía, creada por la Asociación de Ingenieros del Automóvil de Estados Unidos, SAE, indica la calidad de conducción autónoma de cada coche.

El nivel 0, el mínimo, corresponde al automóvil básico, que necesita una persona sentada a sus mandos para el menor movimiento. Es, en una palabra, el coche de toda la vida, sin dispositivos capaces de realizar las acciones habituales del automovilista.

Cuando el coche incorpora control adaptativo de velocidad de crucero o dispositivo de ayuda al aparcamiento que actúa solo sobre el volante, se habla ya de nivel 1 según la clasificación SAE.

Quiero un coche autónomo, ¿qué encontraré en el mercado?

Ahora mismo, casi en 2020, en el mercado se pueden encontrar coches con nivel 2 de conducción autónoma. Incorporan dispositivos que siguen el flujo del tráfico sin el concurso del conductor cuando el coche se mueve en una congestión a menos de 60 por hora. También te evitan las maniobras para aparcar, ya que gestionan volante, acelerador y freno.

Si esperas unos meses podrás acceder a modelos de nivel 3. Son lo que controlan automáticamente todos los movimientos laterales y los desplazamientos longitudinales. Cuando las condiciones son óptimas, eso sí. La persona sentada al volante debe intervenir cuando el “autoguiado” se despista, por cualquier motivo, y pide ayuda.

Nivel 5, el unicornio de la conducción autónoma

El coche listo para desplazarse sin nadie a los mandos, sin un automovilista como recurso de emergencia cuando falla el dispositivo de guiado, es un nivel 5.

Para definir el nivel 5 SAE de conducción autónoma basta un dato: el coche no necesita ni volante, ni pedales clásicos, nada. Su homologación para circular no incluiría ninguno de dichos elementos.

Un coche autónomo de este tipo se encargaría de todo mientras tú y tus acompañantes vais leyendo, consultando el móvil y el portátil o viendo una película en cualquiera de las pantallas interiores del conjunto.

Los automóviles autónomos de este tipo solo se verán en el tráfico cotidiano a partir de 2025, o más adelante.

Nivel 4 de conducción autónoma, personas y máquinas

El coche autónomo de nivel 4 queda algo más próximo. Se trata, básicamente, de un vehículo con el desarrollo del nivel 5, pero listo para detenerse si algún factor externo impide el funcionamiento perfecto de todos sus equipos.

Los mandos clásicos de los coches autónomos de nivel 4 permitirán continuar el viaje si así lo desea la persona sentada ante el volante. La intención del sector es comercializar las primeras propuestas entre 2022 y 2023, aunque Tesla ya ha iniciado la oferta de automóviles de este nivel.

Un repaso al mercado actual nos devuelve una radiografía del avance real de los coches autónomos y la tecnología que los sustenta, lejos aún de conseguir esa rara avis que es el nivel 5 de conducción autónoma.