¿Cuáles son las averías más comunes de un coche?

Avería coche mujer

¿Sabías que cada año en España se producen más de 4,5 millones de averías en carretera? Los datos corresponden a un estudio realizado por el Real Automóvil Club de Catalunya (RACC) que manejaba cifras del 2017 para analizar el estado del parque móvil español. De su análisis se desprende que el envejecimiento de los vehículos y un deficiente mantenimiento del coche se encuentran entre las principales causas del aumento de incidencias en carretera. Repasamos las averías más frecuentes que puede sufrir tu coche y cómo prevenirlas.

El estado del parque de vehículos en España

Según la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), En 2018, la edad media del parque móvil español aumentó hasta los 12,4 años. El pasado año se han vendido más de 166.000 coches con más de 20 años, lo que -aseguran desde el colectivo- “tiene un claro efecto negativo sobre el medio ambiente y la seguridad vial”. La previsión es que en los próximos años siga aumentando la antigüedad hasta alcanzar los 13 años (como media) en 2022.

En ese sentido y siguiendo la línea del RACC, también el Real Automóvil Club de España (RACE) ha constatado en los últimos años un crecimiento continuado en el número de averías en carretera. En 2017, el aumento era de un 18% respecto al 2016 con un total de 1.488.227 incidencias (de las cuales, 900.000 fueron asistencias en carretera). En 2019, el RACE repetía su Barómetro de Averías y cifraba entonces el aumento en un 16%.

Averías en un coche relacionadas con el desgaste de la batería

Las averías más frecuentes según el RACC

  1. Problemas eléctricos. Suponen alrededor del 42% del total, según indicaciones del Real Automóvil Club de Cataluña. El 33% se debe a problemas con la batería (porque está descargada, es defectuosa, etc.)
  2. Neumáticos, dirección, suspensión y frenos representan el 14% del total de los problemas que pueden afectar a tu coche.
  3. Motor. Se estropea mucho menos de lo que se supone, pero genera el 13% de los fallos técnicos.
  4. Dispositivos de inyección, los responsables de suministrar el carburante a la mecánica, y combustible. Suman casi el 7% de los problemas.
  5. Transmisión, el quinto jinete del apocalipsis mecánico. Es responsable del 6% de los fallos técnicos.

Las averías más frecuentes según el RACE

  1. Fallo en la batería. Los problemas en el funcionamiento de las baterías es la principal causa de incidencias según el RACE. Con una vida media de 4-6 años, se recomienda cambiar la batería a los primeros síntomas de desgaste.
  2. Neumáticos. Las ruedas reventadas (un incremento del 29% en el número de expedientes) y las ruedas pinchadas (+ 18,7%) han sumado centenares de expedientes, según el último Barómetro de Averías del RACE. La clave para un correcto mantenimiento de los neumáticos es evitar alargar su vida útil de forma que la banda de rodadura debe tener el mínimo legal 1,6 milímetros de profundidad.
  3. Problemas de motor. El encendido del testigo de avería (28,3% más) y el testigo de sobrecalentamiento (+46,5% es la tercera de las averías más frecuentes.
  4. Otro de los errores frecuentes en carretera se produce a la hora de repostar combustible (-24,6%) de forma errónea.

Averías coche relacionadas con el combustible

Recomendaciones básicas para el mantenimiento del coche

De los datos desprendidos del RACC y RACE se concluye que la falta de mantenimiento y el envejecimiento del parque automovilístico son las causas del incremento en el número de averías. Un correcto mantenimiento pasa por revisar de forma periódica el estado de las partes fundamentales de nuestro vehículo para garantizar su funcionamiento y evitar averías.

    1. Revisa la batería y su correcto funcionamiento. Con una media de 5 ó 6 años de vida, el cambio de batería es una recomendación básica. Al primer síntoma de fallo (cuando el motor arranca con dificultad o poca potencia), acude a tu taller.
    2. El estado de tus neumáticos. El número de kilómetros acumulado por cada cubierta es un factor determinante que aumenta el riesgo en carretera, especialmente si has superado 45.000 kilómetros con esas ruedas. Circular con una presión inadecuada en tus neumáticos (presiones de aire muy bajas aumentan la distancia de frenada) y con la banda de rodadura desgastada (nunca puede ser inferior a 1,6 mm) reducen el rendimiento, agarre y eficiencia de tus neumáticos.
    3. Presta atención a los testigos luminosos. Señalizan un mal funcionamiento y alertan de posibles averías graves. Por ejemplo: con el piloto rojo de frenos encendido en el cuadro entras ya en el área de riesgo. Es un testigo luminoso que solo se enciende por un problema grave: las pastillas ya están al final de su vida útil.
    4. Revisa los niveles de líquido refrigerante y aceite. Son dos claves para evitar averías de gran calado.
    5. Prolonga la vida útil de tu embrague. Es uno de los elementos mecánicos que origina averías, especialmente con la acumulación de kilómetros. Primer consejo para prolongar la vida del embrague: mantener el pie el menor tiempo posible en contacto con el pedal, evitando siempre maniobras bruscas.
    6. Examina tu forma de conducir. Evita frenazos y acelerones bruscos conduciendo con anticipación y adaptando tu ritmo de marcha al tráfico que te rodea.

Estas son las recomendaciones básicas de mantenimiento del coche que nos ayudarán a evitar algunas de las averías más frecuentes en carretera.