Ventajas e inconvenientes de crear franquicias

ventajas de abrir franquicias

No todo el mundo puede presumir de negocios rentables. Pero el tuyo va viento en popa, hasta el punto que te has planteado dar un paso más. Su carácter innovador y su éxito comercial han hecho que incluso hayas soñado con ver el nombre de tu marca por todos los lados. Si es así, ¿te has planteado replicar tu concepto empresarial mediante una red de franquicias? Y es que -en el caso de negocios rentables y diferenciales, que tengan un producto atractivo y que aporte algo nuevo al mercado- esta fórmula se ha consolidado como un instrumento de expansión para aquellos empresarios que han logrado el éxito. Pero también en una fuente de oportunidades de 099negocio y de inversión para emprendedores.

Franquiciando tu negocio, evitas dos limitaciones que pueden ser claves de cara a su proyección: la económica y los recursos humanos.

La franquicia es la mejor y más rápida manera de expandir tu actividad empresarial con infraestructura ajena y con menor desembolso de dinero, con lo que se reduce el riesgo financiero y comercial. Esta fórmula te permite acceder a economías de escales a nivel fabricación, compras y costes, así como mejorar la distribución de productos y servicios e incrementar la red comercial. Todo ello, sin necesidad de una gran inversión y con menores gastos de personal. Además, franquiciar tu negocio te da la posibilidad de abrir nuevos mercados y de crear una imagen sólida de marca, con mayor presencia y notoriedad.

¿Abrir una franquicia?

Si, por el contrario, te has decidido a hacerte franquiciado, tu gran ventaja será la de obtener los beneficios de negocios rentables bien organizados, sin perder tu condición de pequeño, incluso siendo tu propio jefe. Montando una franquicia, accedes a una inversión rentable y de bajo riesgo (ya que eres propietario de un negocio con resultados probados).

En este sentido, además de aprovechar los conocimientos y experiencia del franquiciador, el prestigio de la marca te asegura una clientela desde el comienzo de la actividad, así como una mayor notoriedad. De hecho, aunque tu actividad sea local (con exclusividad de zona), puedes acceder a campañas de marketing a nivel nacional sin pagar grandes cantidades de dinero. Asimismo, tendrás asegurado el aprovisionamiento, accederás a ventajas económicas de compra (por las economías de escala en cadena) y contarás con asistencia y soporte continuados por parte del franquiciador.

abrir una franquicia

Pero la franquicia no es una solución mágica que garantice el éxito de cada parte. Como todo negocio requiere esfuerzo e implica un riesgo. Y tiene sus inconvenientes. En el caso de que quieras franquiciar tu negocio, deberás realizar una inversión inicial importante para su lanzamiento. Una vez puesta marcha, puedes encontrar problemas a la hora de realizar cambios estratégicos en el negocio y limitaciones para tomar ciertas decisiones, por la resistencia de los franquiciados a seguir tus normas (y es que la dependencia jerárquica no es la de jefe). Además, recuerda que el beneficio por unidad es menor, ya que es compartido.

Como franquiciado, también deberás desembolsar una cantidad de dinero para pagar los derechos de entrada a la franquicia (algunas son muy caras). Y, en muchos casos, tendrás que abonar parte de tus beneficios de forma permanente y puntual. La falta de libertad para organizar tu propio negocio puede ser otro inconveniente. Y es que las decisiones principales las toma el propietario de la marca, limitándote la posibilidad de innovar o de extender tu negocio, cuya suerte está directamente relacionado con la del franquiciado y la gestión que éste realice.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete + tres =