Todo lo que tienes que saber sobre el modelo 145

modelo 145

El modelo 145 es el impreso mediante el cual las personas obligadas a presentar la declaración de la renta ponen en conocimiento de su pagador (el empresario, normalmente), sus circunstancias personales o familiares, o notifican las posibles variaciones que pudieran haber sufrido.

¿Para qué sirve?

Se trata de un documento que será clave en tu declaración de la renta de ese ejercicio, que presentarás al año siguiente, ya que servirá para calcular la retención de IRPF que será aplicada en tu nómina cada mes. De ahí que la precisión con la que completes el modelo 145 será fundamental para recibir un mayor o menor salario. Y es que, tu pagador, o sea, la compañía, está obligada a retener un porcentaje de tus ingresos en previsión de los impuestos que deberás pagar en la declaración de la renta. En este sentido, tu situación familiar (si tienes personas a tu cargo o eres familia numerosa), o personal (por ejemplo, si tienes una discapacidad), influirá a la hora de hacer las retenciones.

¿Quién y cuándo se debe rellenar el modelo 145?

Lo más habitual es que completes el modelo 145 cuando empiezas a trabajar en una empresa, así como cuando se produce alguna modificación en las circunstancias personales y familiares que habías comunicado anteriormente. Sin embargo, como a muchos empleados se les olvida informar a la empresa sobre estos cambios, no saben que deben hacerlo o desconocen cómo hacerlo, son muchas las compañías que piden a sus trabajadores que lo completen a final o a principios de año, para recoger las variaciones que puedan haberse producido y que puedan dar lugar a un cambio en la retención del IRPF en tu nómina.

En este sentido, recuerda que si después hay cualquier dato incorrecto serás tú quien tenga que asumir las consecuencias y no la empresa, cuyo único deber es calcular correctamente el porcentaje de retención según la información que has presentado. Además, la inclusión de datos falsos, incompletos o inexactos en este modelo, así como la falta de comunicación de variaciones en tu situación personal o familiar que, de haber sido conocidas por el pagador, hubieran determinado una retención superior, constituye una infracción tributaria que puede ser sancionada con una multa del 35% al 150% de las cantidades que te hubieran dejado de retener por esta causa.

¿Cómo se rellena el modelo 145?

El modelo 145 es relativamente sencillo de rellenar y consta de siete apartados que servirán para aclarar tu situación personal y familiar a la empresa.

APARTADO 1: identificación y situación familiar:

modelo 145

Este apartado comienza con tus datos personales, es decir, tu identificación con información básica como nombre, apellidos, DNI y fecha de nacimiento

  1. Situación familiar: identifica hasta tres posibilidades. Solo debes marcar una opción y tiene que ser la que describa tu estado.
  2. Discapacidad: solo deberás marcar la casilla si posees un grado de discapacidad igual o superior al 33%.
  3. Movilidad geográfica: marcarás este punto en el caso de que, estando en el paro, hayas encontrado trabajo y hayas tenido que trasladar tu domicilio habitual.
  4. Obtención de rendimientos con periodo de generación superior a dos años durante los cinco periodos impositivos anteriores: deberás marcar esta casilla si, por ejemplo, te despidieron en 2017 y pactaste que la indemnización te la abonaran durante ese año y el siguiente.

APARTADO 2: hijos y otros descendientes:

modelo 145

Si has marcado la situación familiar 1 del modelo 145, obligatoriamente, tendrás que rellenar el apartado 2. En realidad, este apartado es imprescindible para cualquier persona con hijos u otros descendientes (por ejemplo, nietos), menores de 25 años o discapacitados de cualquier edad que convivan con el contribuyente y no tengan rentas superiores a los 8.000 euros anuales, excluidas las exentas.

Si los descendientes conviven solamente contigo y no hay custodia compartida, es decir en caso de familias monoparentales, debes marcar la casilla Cómputo por entero de hijos o descendientes.

APARTADO 3: ascendientes:

modelo 145

Este punto está reservado para los ascendientes (padres y abuelos), mayores de 65 años, que se encuentren a tu cargo y que no tengan rentas anuales superiores a los 8.000 euros. También deberán consignarse aquí los ascendientes con alguna discapacidad que convivan contigo, aunque sean menores de 65 años.

APARTADO 4: pensiones y anualidades por alimentos:

modelo 145

En caso de que tengas que pagar una pensión alimenticia a tus hijos o una compensatoria a tu cónyuge, deberás indicarlo en este apartado, siempre que estas estén fijadas por decisión judicial.

APARTADO 5: deducción por financiación ajena para la vivienda habitual:

modelo 145

Este apartado del modelo 145 deberás marcarlo si realizas algún tipo de pago por la compra o rehabilitación de tu vivienda habitual, usando financiación ajena, es decir, a través de una hipoteca. Eso sí, solo deberás rellenarla si compraste la vivienda antes de 2013 y si no ganas más de 33.007,2€.

APARTADOS 6 y 7: firma, fecha y acuse de recibo:

modelo 145

Los dos últimos apartados se refieren sencillamente a la inclusión de la firma por parte de la empresa y del trabajador. En este caso se añade un acuse de recibo, porque la obligación de retener corresponde a la empresa y es importante reflejar que le has entregado el modelo 145, para que lo haga según los datos que figuran en el mismo.

¿Dónde hay que presentar el modelo 145?

El modelo 145 no tienes que presentarlo ante la Agencia Tributaria, sino que debes entregarlo debidamente cumplimentado ante el empresario o la persona encargada de tus retribuciones. Y será él quien conserve una copia del mismo para ponerlo a disposición de Hacienda si se lo solicita.

Infórmate sobre la Cuenta 123 Profesional, nuestra cuenta para autónomos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − cuatro =