La reputación empresarial, algo imprescindible para tu negocio

Aunque no seas consciente de ello, es posible que muchos internautas estén comentando tus productos o servicios en blogs

¿Qué se está hablando sobre tu compañía en Internet? Aunque no seas consciente de ello, es posible que muchos internautas estén comentando tus productos o servicios en blogs, redes sociales o foros online. Quizá algunos incluso hayan subido fotografías que reflejan la experiencia de tener una relación comercial con tu empresa o incluso estén actuando como influenciadores a la hora de recomendar tu negocio a sus amigos y conocidos.El conjunto de todas esas opiniones y experiencias vertidas en la Red constituyen la reputación online de tu negocio.

La manera más sencilla de conocer cómo es esta es preguntándole a un buscador como Google: los resultados de la búsqueda constituirían tu reputación online. Además, puedes realizar un ejercicio de escucha activa y rastrear las opiniones de los usuarios utilizando herramientas como buscadores de tendencias, servicios de alertas de noticias en Internet, blogs… etc.

Una vez que conozcas cuál es tu reputación online, debes preguntarte si esta imagen que refleja Internet de tu negocio es la misma que tienes tú de él o la misma que te gustaría que tuviese en la Red. Tanto si se corresponde como si no, deberías tomar las riendas y gestionar de forma proactiva la reputación online de la compañía, pero obviamente esto es si cabe más necesario cuando la imagen no se corresponde.

Para mejorar tu imagen puedes trabajar de manera planificada, en base a unos objetivos que te plantees y el desarrollo de una estrategia determinada, la presencia online de tu compañía. De ti depende que tanto tu página web como tus redes sociales –primeros escaparates de tu negocio en Internet- reflejen la imagen que deseas emitir.

En este sentido, cuida al máximo hasta el mínimo detalle, desde imágenes y textos hasta la rapidez de respuesta ante las peticiones de un cliente o usuario, pasando por la velocidad de carga de la página o la corrección lingüística de las comunicaciones. Todo cuenta y contribuye a la creación de esa imagen que será la reputación online de tu negocio.

El conjunto de todas esas opiniones y experiencias vertidas en la Red constituyen la reputación online de tu negocio.

Además, es necesario que midas el rendimiento de tus acciones y compruebes si la reputación de tu negocio mejora y se acerca a los objetivos que te has marcado. Para ello, puedes utilizar algunas herramientas muy útiles, como puede ser SocialMention, que te ayudará a saber quién está hablando de tu compañía y qué está diciendo de ella.

También te sugerimos que eches un vistazo a “Who’s talking”  y que utilices buscadores genéricos como Google para saber qué se dice de tu firma. Esta compañía incorpora también otras herramientas interesantes como pueden ser su buscador de tendencias Google Trends, o Google Blogs, que analiza cómo trata un determinado término el universo bloguero. También puedes establecer una alerta con Google Alerts para que cada vez que alguien mencione tu compañía en Internet seas avisado.

Como vemos, tanto si la gestionas de una manera activa como si no, lo cierto es que tu empresa ya tiene una reputación online. Incluso si no estás en las redes sociales o no tienes página web, posiblemente también la tenga.

Si ignoras la reputación online de tu negocio, es probable que sean otros –posiblemente tus competidores- quienes se encarguen de gestionarla por ti. Posiblemente, no lo hagan de la manera más adecuada a los intereses de tu compañía, sino que lo harán velando por sus objetivos y las oportunidades de negocio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diez + dieciocho =