Coronavirus: guía de medidas para empresas y pymes

Coronavirus medidas económicas

¿Conoces las medidas para mitigar los efectos económicos derivados de la pandemia del Covid-19? Apoyo a la liquidez, flexibilización de plazos tributivos, permiso retributivo recuperable… Si tienes una empresa o un pequeño negocio, o eres un autónomo o emprendedor, sigue leyendo para conocer con qué opciones cuentas para poder sobrellevar esta crisis. Repasamos las principales medidas para empresas y pymes a causa de la expansión del nuevo coronavirus, también conocido como SARS-CoV-2.

Medidas para facilitar liquidez a las empresas

Las primeras iniciativas tomadas por el Gobierno para paliar el impacto económico y social del coronavirus se incluyeron en el Real Decreto-Ley 8/2020 del pasado 17 de marzo. Garantizar la liquidez de las empresas ante las dificultades transitorias que les está originando el parón de la actividad económica por la aprobación del estado de alarma es uno de los objetivos primordiales de este Real Decreto. Por ello, en la norma se aprueba una línea de avales por cuenta del Estado para empresas y autónomos de hasta 100.000 millones de euros. Las empresas ya pueden acudir a sus entidades bancarias para renovar sus préstamos o solicitar otros nuevos con los que cubrir sus necesidades de circulante en estos momentos, para poder hacer frente al pago de facturas, salarios u obligaciones financieras o tributarias, entre otros.

En el primer tramo ya activado de esta línea de avales, se destinan hasta 10.000 millones de euros para renovaciones y nuevos préstamos para pequeñas y medianas empresas y autónomos, y otros 10.000 millones para financiación a empresas que no reúnan la condición de pyme.

Aunque todavía no se ha consumido en su totalidad el primer tramo de avales, el 10 de abril el Consejo de Ministros activaba ya el segundo tramo de la Línea de Avales, dotado con otros 20.000 millones de euros. En este caso, el 100% de los fondos se destinan a avalar operaciones de pymes y autónomos.

Como complemento a esta medida, el Gobierno ha autorizado al Instituto de Crédito Oficial (ICO) a ampliar su capacidad de endeudamiento neto en 10.000 millones de euros, para facilitar de manera inmediata liquidez adicional a pymes y autónomos a través de las Líneas ICO ya existentes. 

Para las empresas exportadoras, CESCE pone en marcha, por cuenta del Estado, una línea de cobertura aseguradora de créditos de circulante de hasta 2.000 millones de euros, que también habrá de solicitarse a través de los bancos. Podrán beneficiarse de estas coberturas empresas que realicen al menos un tercio de su facturación en mercados exteriores o que sean exportadoras regulares. La línea podrá atender necesidades financieras, internacionales y nacionales, como el suministro de bienes, la prestación de servicios o cualquier otra que requieran las compañías internacionalizadas.

C
Photo by Erik Mclean on Unsplash

Agilización de los ERTEs

Otra medida fundamental para empresas y pymes que se están viendo afectadas por los efectos de la crisis del coronavirus es la flexibilización de los mecanismos de ajuste temporal de actividad, con la que se trata de evitar que se produzcan más despidos.

Así, el mismo Real Decreto-Ley 8/2020 especifica que la pérdida de actividad como consecuencia del Covid-19 tendrá la consideración de fuerza mayor a los efectos de suspensión de contratos o reducción de jornada, y además, agiliza la tramitación de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTEs), tanto aquellos que se presenten por fuerza mayor como en los que se aleguen causas económicas, técnicas, organizativas o de producción.

Los trabajadores afectados por un ERTE tendrán acceso a la prestación de desempleo, aunque no hubieran cotizado el tiempo suficiente para tener acceso a ella, y el tiempo en que estén afectados por la suspensión del contrato o la reducción de jornada no les computará a efectos de consumir la prestación.

Por su parte, a las empresas que soliciten un ERTE por causa de fuerza mayor se les exonera del pago del 75% de la aportación empresarial a la Seguridad Social, y en el caso de que tengan menos de 50 trabajadores, del 100% de las cuotas, siempre que se comprometan a mantener el empleo.

En cuanto a la tramitación de los ERTE por fuerza mayor, el procedimiento se simplifica para ganar en agilidad. La empresa interesada deberá iniciar la tramitación del expediente de regulación temporal de empleo ante la autoridad laboral correspondiente en cada comunidad autónoma, y dispone de un plazo de cinco días hábiles para solicitar, en nombre de los trabajadores afectados, las prestaciones correspondientes al SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal). Si se cumplen las condiciones exigidas para el ERTE, la autoridad laboral lo autorizará y comunicará la resolución a la empresa y al SEPE, que reconocerá la prestación a los empleados incluidos y tramitará su pago.

En los ERTE por causas productivas, se incluye un periodo de consultas entre la empresa y la representación de los trabajadores de un máximo de siete días, antes de comunicar la decisión a la autoridad laboral, que instruirá el expediente, y al SEPE.

Permiso retribuido recuperable

Para aquellas empresas que hayan tenido que interrumpir su actividad entre el 30 de marzo y 9 de abril al no ser considerada esencial, el Real Decreto-Ley 10/2020 establece un permiso retribuido recuperable. Este permiso conlleva que los empleados percibirán las retribuciones que les corresponderían por este periodo como si estuviesen trabajando efectivamente, y tendrán que recuperar las horas de trabajo no realizadas antes del 31 de diciembre de 2020.

Medidas de apoyo a los autónomos

Uno de los colectivos que más notan las consecuencias del parón de la actividad económica derivado de las medidas de lucha contra el Covid-19 es el de los autónomos. Para ellos el Gobierno ha creado una prestación extraordinaria por cese de actividad derivada de la declaración el estado de alarma. Esta prestación pueden solicitarla trabajadores por cuenta propia cuya actividad se haya visto interrumpida, o aquellos que aunque pueden seguir trabajando, han visto reducida su facturación en un 75%.

La cuantía de esta prestación ascenderá al 70% de la base reguladora del autónomo, siendo 661 euros la cantidad mínima que se percibirá. Esta ayuda tendrá una duración de un mes (prorrogable hasta el último día del mes en que finalice el estado de alarma). El autónomo que la solicite no tendrá que pagar la cotización social correspondiente a este periodo, que se contabilizará como efectivamente cotizado.

Asimismo, autónomos y empresas afectados por la situación derivada de la crisis sanitaria, que lo hayan solicitado en los 10 primeros días naturales de abril, podrán aplazar las cuotas de la Seguridad Social de este mes, a un interés del 0,5%, siempre que no tengan ningún otro aplazamiento anterior en vigor. En cuanto a las cotizaciones de mayo, junio y julio, podrán solicitar una moratoria sin intereses en su pago de hasta seis meses. Aquellas empresas y trabajadores por cuenta propia que no tengan derecho a esta moratoria podrán pedir el aplazamiento de las cuotas de estos tres meses al 0,5% de interés. Los requisitos y condiciones concretas para acceder a estas moratorias o aplazamientos se establecerán a través de una Orden del Ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones (todavía no publicada a 13 de abril), pero en todo caso deberán solicitarse en los diez primeros días de cada mes en cuestión.

Flexibilización de plazos tributarios y aplazamiento de impuestos

El Gobierno también estableció en el Real Decreto-Ley 7/2020 medidas para la flexibilización de aplazamientos y fraccionamientos de deudas tributarias para pymes y autónomos, flexibilización que se amplió, para todos los obligados tributarios, en el Real Decreto-Ley 8/2020. Sin embargo, se mantienen los plazos habituales para la presentación de las declaraciones del IVA e IRPF (hasta el 20 de abril las correspondientes al primer trimestre del año), o la propia campaña de la declaración de la Renta, del 1 de abril al 30 de junio.
Además, el Gobierno aprobó el 14 de abril un nuevo Real Decreto-Ley 14/2020 que permite a pymes y autónomos aplazar la presentación e ingreso de las declaraciones y autoliquidaciones tributarias del 20 de abril hasta el 20 de mayo, incluyendo la declaración trimestral de IVA y el pago fraccionado de IRPF y Sociedades. Podrán acogerse a esta medida aquellas empresas que hasta 600.000 euros anuales. Para aquellos contribuyentes que opten por la domiciliación, el plazo de presentación de las autoliquidaciones se extenderá hasta el 15 de mayo.

Mascarilla Covid-19

Apoyos desde otras administraciones

También las comunidades autónomas han comenzado a instrumentar ayudas económicas al tejido empresarial para paliar la crisis derivada del coronavirus. Algunas comunidades amplían los plazos de presentación de tributos propios, otras aceleran el pago de facturas a sus proveedores, y la mayor parte facilitan préstamos en condiciones ventajosas para que empresas y autónomos puedan hacer frente a sus necesidades de liquidez.

En Madrid, la comunidad impulsa tres líneas de actuación para apoyar a autónomos y emprendedores: activación del Programa Autónomos, con asunción de las cuotas de marzo y abril de autónomos afectados; espaldarazo al Plan Impulsa, con ayudas directas de hasta 3.200 euros; y un fondo de liquidez de 20 millones de euros para mantener el flujo de financiación de empresas y autónomos y que así puedan superar esta crisis. Estas medidas se sumarán a un Plan de recuperación que el Gobierno madrileño está elaborando y en el que se incluirán iniciativas de apoyo a todos los sectores económicos de la región.

También la Generalitat de Cataluña ha aprobado una ayuda extraordinaria de hasta 2.000 euros para autónomos cuya facturación se haya visto drásticamente reducida a consecuencia de los efectos del Covid-19. Se prevé que beneficie a más de 4.000 trabajadores por cuenta propia.

De igual modo, la Comunidad Valenciana ha aprobado subvenciones directas para trabajadores por cuenta propia afectados por la situación de crisis ocasionada por el coronavirus. Serán de 1.500 euros para aquellos autónomos que hayan tenido que cerrar sus negocios y de 750 euros para los que hayan sufrido disminución en sus ingresos.

En Galicia, la Xunta ha activado una línea de financiación. Empresas y autónomos podrán solicitar préstamos de entre 3.000 y 200.000 euros –avalados por la Administración autonómica- para atender necesidades inmediatas, como el pago de salarios, facturas, alquileres o impuestos. Los beneficiarios dispondrán de plazos de amortización de hasta cuatro años con uno de carencia, con un máximo de un 1,50% de intereses, que serán bonificados al 100% por la Xunta.

El Grupo SPRI, la agencia vasca de desarrollo empresarial, ha lanzado una página web específica en la que se recogen todo el paquete de ayudas que el Gobierno vasco ha puesto en marcha para apoyar a las empresas vascas en estos momentos. En particular, ofrecen, a través del Instituto Vasco de Finanzas, una línea urgente de financiación dotada con 25 millones de euros en préstamos directos para pymes, microempresas, autónomos y comercios vascos a interés cero.

En Navarra, la sociedad pública Sodena ha suscrito nuevos convenios con las sociedades de garantía recíproca Sonagar y Elkargi para respaldar la concesión de avales a nuevas operaciones de financiación bancaria hasta un total de 100 millones de euros. Los préstamos deberán ser por un importe máximo de un millón de euros y se concederán al Euribor + 0,5% con una comisión de apertura de aval del 0,25%.

En Andalucía, autónomos, pymes y micropymes, pueden solicitar ya préstamos por importe de hasta 50.000 euros para hacer frente a eventuales problemas de liquidez ocasionados por la paralización de la actividad por el estado de alarma. Estos créditos, que estarán garantizados al 100% por la sociedad de garantía recíproca Garántia (de la que es socio mayoritario la Junta), contarán con hasta un año de carencia. La Junta de Andalucía estima que podrán realizar hasta 20.000 operaciones.

El Gobierno de Cantabria, por su parte, complementa la línea de avales del Estado a través del ICO con un importe adicional de garantía de hasta 110 millones de euros. Podrán ser avalados por esta línea préstamos, cuentas de crédito u otros productos financieros que proporcionen liquidez, con un plazo máximo de cinco años y posibilidad de 12 meses de carencia. También ha creado un “cheque resistencia” para autónomos y microempresas dotado con entre 150 euros y 300 euros semanales. Las ayudas pueden solicitarse a través de la web de SODERCAN.

También Castilla-La Mancha ha habilitado dos líneas de avales por 15 millones de euros para impulsar la financiación de pymes y autónomos, que podrán cerrar operaciones de crédito a corto, medio y largo plazo de hasta 300.000 euros. El Gobierno castellano-manchego trabaja ya en un Plan Extraordinario de Medidas Covid-19 para sentar las bases de la recuperación económica posterior a la resolución de la crisis sanitaria.

La Junta de Castilla y León ha movilizado 100 millones de euros para dotar de liquidez a 3.000 micropymes, pymes y autónomos de la Comunidad, y reducir así el efecto del cese de la actividad o el descenso de ingresos mientras dure la crisis sanitaria del Covid-19. Además, a través del ICE (Instituto para la competitividad empresarial), Castilla y León destinará este año 112,1 millones de euros para reforzar la competitividad e innovación de las empresas castellano-leonesas.

El Gobierno de La Rioja ha implementado varias medidas de apoyo a las empresas riojanas, como los cheques de acción rápida, una línea de ayudas de 2,1 millones de euros que gestiona ADER, para solicitar servicios de consultoría externa, implantación del teletrabajo y asistencia en materia de protección y seguridad en el trabajo.

La Junta de Extremadura recopila en la web de Extremadura Empresarial, las medidas de apoyo al tejido económico puestas en marcha, como los Microcréditos Circulante COVID-19 para autónomos y pymes, con un importe máximo de 25.000 euros a un tipo de interés fijo del 1,5%.

Igualmente el Gobierno de Aragón ha reunido en un espacio específico de su web todas las ayudas, prestaciones y medidas de financiación dirigidas a la industria, la pyme y los autónomos.

La Región de Murcia ha anunciado una batería de medidas, dotada con 2,7 millones de euros y gestionada por el Instituto de Fomento, para apoyar a las empresas ante los efectos de la pandemia, entre ellas, el Cheque TIC Covid, dotado con 500.000 euros, y el Cheque de Innovación Covid, que dispondrá de 100.000 euros, así como el Programa de inversiones productivas Covid, con 1,5 millones de euros.

El Gobierno de Asturias ha aprobado un paquete de diez medidas para minorar los efectos económicos y sociales del Covid-19. Entre ellas, el Principado plantea una ayuda de hasta 400 euros para autónomos que no puedan mantener abiertos sus negocios durante el estado de alarma, el aplazamiento tributario de seis meses para empresarios por cuenta propia, pymes y micropymes, y una línea de crédito de 10 millones avalada por Asturgar para mejorar la liquidez de las empresas.

El Gobierno de las Islas Baleares ha aprobado una línea de liquidez extraordinaria para micros, pequeñas y medianas empresas. Las operaciones financieras estarán avaladas por ISBA, la sociedad de garantía recíproca de Baleares y el Gobierno cubrirá el coste del aval y los intereses.

Y finalmente en Canarias, la Consejería de Turismo, Industria y Comercio ha acordado reasignar 6,66 millones de euros del presupuesto del departamento para 2020 para poder financiar medidas de apoyo a las empresas de las Islas. Se prevén medidas que incentiven el consumo local y promuevan la inversión productiva y la digitalización de las empresas y el pequeño comercio.

Aplazamientos de impuestos municipales

Muchas administraciones locales también están aportando su granito de arena para ayudar a los más afectados por las crisis del Covid-19. Algunas medidas puestas en marcha, en el ámbito de sus competencias, son el aplazamiento del cobro de impuestos como el de circulación o el IBI. Si eres autónomo o empresario, infórmate en tu municipio de las iniciativas concretas de las que puedes beneficiarte.