Cinco ideas de negocio para 2020

Ideas de negocio para 2020

El mundo de los negocios está cambiando a velocidad vertiginosa. La aparición de nuevas tecnologías ha modificado el campo de juego en el que nos movemos. Surgen nuevas oportunidades laborales en ámbitos hasta ahora no explotados, nuevas necesidades y nuevas opciones de negocio. Si estás pensando en emprender, aquí te proponemos cinco ideas de negocio para 2020. 

Wearables

El gasto mundial en wearables alcanzará los 52 mil millones de dólares en 2020, un aumento del 27% con respecto a 2019, según las previsiones de Gartner. El negocio de los dispositivos “llevables” está en auge, explica la consultora tecnológica, por la irrupción de nuevos consumidores pero, sobre todo, por las mejoras en los sensores, que son cada vez más pequeños y precisos, y por ofrecer una mejor protección de los datos del usuario.

Pulseras que controlan nuestra frecuencia cardíaca o nuestras horas de sueño, relojes inteligentes que nos ayudan en nuestros entrenamientos deportivos o las famosas gafas Google Glass que nos muestran en una pantalla la información solicitada directamente con nuestra voz son la parte más conocida de un negocio en el que también hay hueco para el desarrollo de todo tipo de prendas inteligentes o dispositivos que se implantan bajo la piel y controlan nuestro estado de salud. Un campo con mucho futuro por delante por todas las funcionalidades que se le pueden dar a estos wearables.

wearables, la tecnología vestible

Movilidad

Todo lo relacionado con la movilidad es un negocio de futuro. Los avances tecnológicos, los cambios sociales y la preocupación por el medio ambiente están provocando una verdadera revolución en el sector de la automoción.

El cambio en los sistemas de propulsión (la sustitución del diésel y la gasolina por vehículos híbridos, eléctricos, o que utilizan GNV -gas natural vehicular-) va a necesitar, para ser efectivo, de la implantación de una red de puntos de recarga para coches eléctricos y de gasolineras para proporcionar servicio a los nuevos modelos. Este tipo de vehículos también van a hacer surgir talleres mecánicos especializados y, aunque por el momento el parque móvil todavía no es demasiado elevado (341.000 vehículos entre eléctricos, híbridos y a gas, según datos de 2018 de ANFAC), es bueno anticiparse a la competencia en un nicho de mercado todavía por explotar.

Pero especialmente donde hay oportunidades de negocio es en las nuevas modalidades de acceso al uso de los vehículos. Hablamos de:

  • alquiler de coche con conductor, como Uber o Cabify
  • alquiler de coche entre particulares, como Amovens
  • carsharing o vehículos compartidos, que permiten al usuario utilizar un coche, moto, bicicleta o patinete, durante un corto periodo de tiempo y pagar solo por ese uso, como Car2go o eCooltra
  • empresas que ponen en contacto usuarios para que compartan vehículo, como BlaBlaCar
  • o el renting, mediante el cual se alquila al usuario un vehículo durante un periodo de tiempo establecido por una cuota fija al mes.

Economía circular

Este modelo económico que apuesta por optimizar los recursos existentes y extender la vida útil de los productos está haciendo surgir nuevos negocios. Y es el camino hacia el que deberán dirigirse las empresas: ya en 2015, la Unión Europea había planteado una estrategia de transición hacia una economía circular compuesta por 54 medidas, en su mayor parte ya en marcha. Se estima que estas medidas van a suponer la creación de 580.000 nuevos empleos, la generación de ahorros de 600.000 millones de euros para las compañías europeas y la reducción de las emisiones de carbono en 450 millones de toneladas para 2030.

Algunos de los negocios relacionados con la economía circular que se pueden poner en marcha son:

  • Reciclaje de todo tipo de productos: vidrio, cartón, plástico, bricks, latas, metales, pilas y baterías, neumáticos, aceite, residuos orgánicos, etc.
  • Empresas que den una nueva utilidad a productos usados: por ejemplo, compañías que elaboran materiales aislantes para la industria de la automoción a partir de ropa que ya no sirve; o a la inversa, empresas del sector textil que desarrollan nuevos tejidos a partir de materiales reciclados.
  • La generación de biocombustibles a partir de residuos.
  • La reparación de electrodomésticos, móviles, ordenadores, etc.
  • Las tiendas de productos de segunda mano: ropa, muebles, libros, etc., tanto físicas como online.
  • Negocios que traten y recuperen los residuos de construcción y demolición.
  • La construcción con materiales reciclados.
  • Negocios que pongan en contacto a personas interesadas en compartir productos.
  • La servitización: en vez de vender productos, ofrecer servicios.
  • Los cultivos sostenibles que minimicen el gasto de recursos como el agua.
  • El desarrollo de tecnología relacionada con la economía circular.

Economía circular

Ciberseguridad

Según el Observatorio Sectorial DBK de Informa, el mercado de productos y servicios relacionados con la ciberseguridad generó 1.200 millones de euros en 2018 (un 11,6% más que el año anterior). La transformación digital de  empresas y administraciones, las amenazas de ciberataques y el desarrollo normativo están detrás del auge de este sector, cuya demanda se prevé siga creciendo por encima del 10% en el bienio 2019-2020. En este campo, hay oportunidades de negocio en el desarrollo y venta de hardware y software de seguridad, la consultoría TIC, y en la creación de empresas especializadas.

Industria 4.0

La transformación digital es un proceso al que ya se han apuntado muchas empresas e industrias pero del que queda todavía mucho camino por recorrer. Los profesionales STEM (estudios de Ciencia, tecnología, ingeniería o matemáticas, por sus siglas en inglés)  tienen oportunidades para emprender en el desarrollo, implantación y asesoría sobre tecnologías facilitadoras para la industria, entre otras:

  • Robótica colaborativa: una nueva generación de robots que son capaces de colaborar con los humanos sin necesidad de  una cubierta de protección.
  • IoT: es el Internet de las Cosas en el ámbito industrial, es decir, la implantación de sensores u otros dispositivos en las máquinas y su conexión a través de Internet con un software de análisis de los datos obtenidos.
  • Fabricación aditiva: la fabricación por adición utilizando impresoras 3D permite producir prototipos, piezas complejas o pequeñas series de productos, utilizando nuevos materiales, de manera rápida y a un coste competitivo.
  • Cloud Computing: la utilización de software o capacidad de almacenamiento en la nube sin necesidad de disponer físicamente de las infraestructuras.
  • Big Data: el gran volumen de datos generados por una empresa requiere de profesionales que sepan analizarlos y utilizarlos para optimizar sus procesos productivos y servicios, mejorar el negocio o tomar decisiones estratégicas.
  • Inteligencia Artificial: el desarrollo de tecnologías para que las máquinas emulen capacidades humanas, como aprender de la experiencia, resolver problemas, etc. y puedan así procesar grandes cantidades de datos y reconocer patrones en esos datos, predecir resultados o comportamientos futuros, etc. sin haber sido programados explícitamente para ello.

Ahora que conoces cuáles son las tendencias para nuevos negocios en este 2020, elige aquella idea que más encaje con tu perfil y conocimientos y ponte a trabajar para hacerla realidad.