Autónomos: ¿qué es mejor, tributar por módulos o por estimación directa?

, la principal diferencia entre un sistema y otro es simplemente la manera de calcular el rendimiento de tu actividad

Acabas de iniciar tu actividad como autónomo y tienes que tomar tu primera decisión: elegir el régimen por el que tributar a Hacienda. Y es que la Agencia Tributaria te ofrece dos posibilidades: hacerlo por estimación directa o por estimación objetiva, método más conocido como módulos.

Saber cuál te conviene más y cuál te va a reportar mayores beneficios en el momento de hacer tu declaración de la renta va a exigirte un estudio previo, en el que debes tener en cuenta tanto la actividad que vas a realizar como otras cuestiones. La principal: el beneficio que esperas de tu negocio.

De hecho, la principal diferencia entre un sistema y otro es simplemente la manera de calcular el rendimiento de tu actividad y, por tanto, lo que deberás pagar a la Agencia Tributaria. Y es que dicho rendimiento servirá de base para fijar la carga impositiva y las cantidades que deberás incluir en la declaración de la renta.

  • En el sistema de estimación directa, la cuota que tendrás que pagar a Hacienda dependerá del beneficio real que hayas obtenido. Para ello, será necesario determinar el volumen total de ingresos y descontar después los gastos deducibles. El resultado es el beneficio o pérdida neta, al que se deberá aplicar el tipo impositivo correspondiente.
  • Por el contrario, el régimen de módulos no tiene en cuenta el beneficio real, sino una estimación del mismo en base a una serie de variables propias del negocio, como las horas de trabajo del titular, la superficie del local, el número de trabajadores contratados o la luz consumida, entre otros. Dependiendo de la actividad, se tienen en cuenta unos parámetros u otros.
  • Los módulos se calculan solo una vez para todo el año y se regularizan en la declaración de la renta. Su ventaja: al inicio del ejercicio, ya sabes qué rendimientos vas a declarar y qué impuestos vas a pagar a la Agencia Tributaria, independientemente de cuál sea el beneficio o pérdida que obtengas, lo que reduce, además, la carga burocrática y el papeleo.

 

Opciones para autónomos: tributar por módulos o por estimación directa

No se puede hablar de que una modalidad sea mejor que la otra. Se trata de que optes por el sistema que mejor se adapte a tus circunstancias particulares. Si los rendimientos calculados por módulos son inferiores a los rendimientos reales de tu negocio (algo que es más fácil de calcular cuando ya se lleva un tiempo de actividad como autónomo y tienes cierta estabilidad), lo mejor es tributar por este sistema (siempre y cuando tu actividad esté incluida en la lista de actividades laborales que se pueden acoger al régimen de estimación objetiva y que cumplas los requisitos recogidos en las novedades fiscales introducidas a principios de 2016).

No obstante, debes tener en cuenta que la ventaja que ofrece esta modalidad de pagar una cantidad fija a lo largo de todo el ejercicio puede convertirse en inconveniente si tu negocio pasa por altibajos. Y es que se trata de un sistema inflexible que no se adapta a esas circunstancias. Y, haya beneficios o no, hay que pagar el módulo. Si prevés que tu negocio puede incurrir en pérdidas (algo que es normal en los primeros años de actividad), de cara a la Renta, te interesa acogerte al régimen de estimación directa, ya que no tendrás que pagarle a Hacienda mientras no generes beneficios.

Otra cuestión que debes considerar antes de decantarte por uno u otro régimen es la de los periodos de permanencia obligatoria que conlleva cada sistema. Si te acoges a la modalidad de estimación directa, deberás mantenerte en ese sistema durante tres años. Sin embargo, si te optas por módulos, podrás cambiarte a la modalidad de estimación directa pasado un año.

El hecho de elegir uno u otro tendrá su correspondiente reflejo en la definición de tus próximas obligaciones con la Agencia Tributaria en tu próxima declaración de la renta, para la que ya no recibirás tu borrador de Hacienda. El hecho de que a la hora de realizar la renta haya que tener en cuenta más datos y de que Hacienda no pueda calcular el rendimiento de forma exacta (por no conocer los ingresos y gastos de la actividad de forma anticipada) impide que ésta te pueda enviar el borrador de la renta. Como autónomo, salvo contadas excepciones, siempre tendrás que realizar la declaración completa.

Conoce la Cuenta 123 Profesional, una cuenta bancaria para autónomos adaptada a tus necesidades.