Qué es la Triple Hora Bruja y en qué circunstancias se da

en qué consiste la triple hora bruja

La Triple Hora Bruja es un fenómeno que se produce el tercer viernes de los meses de marzo, junio, septiembre y diciembre (cada tres meses), momento en el que coinciden los vencimientos de los contratos mensuales y trimestrales de opciones y futuros sobre índices y de opciones sobre acciones. El nombre que recibe este concepto se remonta a los tiempos en que las operaciones de la bolsa se cruzaban manualmente. Hoy en día es sinónimo de volatilidad y imprevisibilidad, que se debe a un volumen de negocio mayor al habitual.

Si no estás familiarizado con el argot de los mercados financieros, el concepto de triple hora bruja te sonará a película de ciencia ficción. Sin embargo, es un concepto muy conocido entre los inversores y operadores, ya que es el nombre con el que se denomina al fenómeno que se produce el tercer viernes de marzo, de junio, de septiembre y de diciembre, momento en el que coinciden los vencimientos de los contratos mensuales y trimestrales de opciones y futuros sobre índices, y de opciones sobre acciones. Aunque, tras el lanzamiento de los futuros sobre acciones, ya hay quien ha pasado a denominar este fenómeno como cuádruple hora bruja.

El origen de la denominación hora bruja, se encuentra en los tiempos en que las operaciones se cruzaban manualmente. La enorme cantidad de órdenes que se producían, provocaban efectos imprevisibles y movimientos extraños, que parecían actos de brujería. Sin embargo, en la actualidad, la triple hora bruja en los mercados financieros, es sinónimo de volatilidad e imprevisibilidad, debido a ese volumen de negocio mayor al habitual.

Ese incremento de negocio viene dado porque los inversores que tienen una posición abierta en los contratos de futuro deben decidir qué hacer con ella ahora en que llega su vencimiento. Tienen dos opciones: cerrar la operación o mantener la posición abierta. Esta segunda alternativa es lo que se conoce como roll-over. Si te decides a seguir con ella, deberás indicar al bróker que quieres renovar el contrato, y este cerrará el vigente y abrirá uno nuevo para el próximo vencimiento.

Más movimiento de contratos, mayor inestabilidad

Este cierre y apertura masiva de contratos es lo que puede producir una elevada volatilidad en las cotizaciones del mercado de opciones, futuros, e incluso de acciones. Por este motivo, las jornadas en las que se produce este fenómeno suelen ser algo más inestables de lo normal, y los índices pueden pasar de las ganancias a las pérdidas con mayor facilidad.

Sin embargo, el hecho de que la negociación actual sea electrónica ha minimizado de forma notable esa volatilidad. Si a esto se une la mejora de los hábitos por parte de los inversores, que ya no esperan al día de vencimiento para actuar, sino que toman su decisión a lo largo de esa misma semana, nos encontramos con que el incremento de volumen tiende a distribuirse en varios días, y no en una única jornada. Eso sí, los inversores suelen aprovechar este momento para tomar posiciones de cara al siguiente trimestre y, por lo tanto, marcar la tendencia que seguirá el mercado a corto plazo.

Además, debes tener en cuenta que el vencimiento de derivados no se produce a las mismas horas en todos los países, sino que depende de cada Bolsa en cuestión. Así, mientras que en el EuroStoxx y el Dax alemán, la negociación del contrato en el último día de negociación finaliza a las 12 y las 13 horas, respectivamente, en el S&P 500, Dow Jones, Nasdaq, Russell es a las 15.30 horas. En el CAC y en el AEX es a las 16 horas y en el Ibex, a la 16.45 horas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 3 =