¿Sabes por qué elegir una hipoteca variable?

elige una hipoteca variable

La hipoteca variable sigue siendo el producto preferido de los españoles a la hora de financiar la adquisición de su vivienda. Y es que, a día de hoy, siguen siendo la opción de financiación más atractiva del mercado, especialmente, cuando el euribor (tipo de interés al que están referenciados la mayoría de estos préstamos) se encuentra en mínimos históricos.

En este sentido, la ventaja principal de una hipoteca variable, a día de hoy, es que, al poder beneficiarte de las bajadas del Euríbor, puedes pagar menos cada mes, con el consiguiente ahorro para tu bolsillo, aunque también, debemos tener presentes que el Euríbor puede subir. Los intereses de la hipoteca variable son más bajos que los de otros productos de financiación, ya que, a un índice de referencia en mínimos, se unen unos diferenciales por parte de las entidades muy atractivos. Y es que, al ser el producto más demandado, la oferta del mercado también es bastante amplia.

Menos comisiones

Además, a diferencia de una hipoteca fija, no tiene comisión por riesgo de interés (aquella que penaliza con intereses de hasta un 5% la cancelación o amortización anticipada del préstamo hipotecario).

claves de la hipoteca variable

En cuanto al porcentaje de financiación, una hipoteca variable ofrece normalmente el 80% del valor de tasación o de compraventa del inmueble que se desea adquirir. Aunque en el mercado es posible encontrar algún caso en el que se llega al 100%.

Un producto más accesible y con mayor plazo de amortización

El plazo de amortización, es decir, el tiempo del que dispones para devolver el dinero, también es más amplio en una hipoteca variable. Lo habitual para este tipo de productos es ofrecer un periodo máximo de 30 años. Aunque, puntualmente, se puede llegar a los 35 y hasta los 40 años. Es el caso de la hipoteca variable de Banco Santander, que te ofrece financiación para adquirir tu vivienda a un interés de 0,99% el primer año y a partir del segundo Euribor + 0,99%.

En definitiva, la hipoteca variable se presenta como un producto más accesible, ya que, al contar con un plazo mayor de amortización y un interés inferior, la cuota que tendrás que pagar será menor. Con todo, no olvides consultar todas las condiciones y elegir aquella hipoteca que mejor se adapte a ti y a tu bolsillo.

Si prefieres asegurar y saber la cantidad que pagarás por tu hipoteca mensualmente, quizá la fija sea idónea para ti. Descubre las ventajas de la hipoteca fija aquí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Doce − cuatro =