¿Qué significa pignorar un préstamo y en qué consiste?

pignorar un préstamo

Pignorar un préstamo significa garantizar la devolución del dinero que nos ha sido prestado dejando un bien en prenda.

Normalmente, cuando solicitas un préstamo, ofreces tu garantía personal para responder por su devolución, esto es, respondes con todo tu patrimonio, presente o futuro. En algunos casos, la entidad bancaria o el prestamista puede solicitarte una garantía adicional para concederte el dinero: la pignoración de un bien. Se trata de dejar en manos del acreedor, como garantía de que vas a cumplir tu obligación, uno o varios activos físicos o financieros: un vehículo, un depósito bancario, acciones… cuyo valor equivalga al préstamo concedido. Puedes hacerlo tú, como titular del préstamo, o un tercero, que en vez de ejercer como avalista, pignora un bien de su propiedad, limitando así su riesgo.

¿Pignorar un préstamo o solicitar un préstamo con garantía hipotecaria?

Pignorar un préstamo en vez de recurrir a un préstamo con garantía hipotecaria (donde el pago está garantizado por el valor del inmueble) resulta más barato contratarlo, ya que no hay que pagar impuestos como el de Actos Jurídicos Documentados ni gastos como los de tasación, gestoría e inscripción en el Registro. En un préstamo con pignoración solamente tendrías que acudir al notario a documentar en escritura pública la operación.

Asimismo, al presentar un bien pignorado como garantía adicional de pago, pudieras tener acceso a más capital o un tipo de interés más competitivo.

Diferencias con la hipoteca

A diferencia de una hipoteca, en la que puedes seguir utilizando el bien inmueble hipotecado mientras la estás pagando, al pignorar un préstamo el bien pignorado pasa a manos del acreedor, y no puedes disponer de su uso durante la vida del préstamo. Eso sí, si se trata de un activo financiero, como por ejemplo unas acciones o un fondo de inversión, puede seguir generándote rentabilidad.

¿Qué pasa si pignoras un préstamo y dejas de pagarlo?

En caso de que dejes de pagar las cuotas del préstamo pignoraticio, el banco puede ejecutar su derecho a quedarse con el bien pignorado y recobrar así su dinero. Si es un bien físico, lo sacaría a subasta pública, mientras que si es un activo financiero, puede ejecutarlo para recuperar el capital prestado (por ejemplo, si son acciones, las venderá, y si son participaciones de un fondo, las liquidará).

Infórmate aquí sobre las características y requisitos de la gama de préstamos de Banco Santander.