Diferencias entre un plan de pensiones y un fondo de inversión

elegir un plan de pensiones

Cada vez son más las personas que, tal y como está la ‘hucha’ de las pensiones, se deciden a ahorrar de cara a la jubilación. Cuando lo hacen, los vehículos de ahorro más escogidos son o un plan de pensiones o un fondo de inversión, dos productos que comparten algunas características, pero que se diferencian en otras. Dependiendo del perfil de ahorrador que seas, te convendrá más uno u otro.

El plan de pensiones y el fondo de inversión comparten una gestión muy similar, puesto que ambos son productos de ahorro y de inversión colectiva, cuyo patrimonio -formado con las aportaciones realizadas por muchos inversores- se invierte en activos financieros, que pueden ser renta fija, renta variable, derivados o cualquier combinación de estos. Todo ello, de acuerdo con las decisiones de una entidad gestora, que busca obtener la máxima rentabilidad a este dinero.

Un producto para el ahorro-inversión y un producto para la jubilación

Sin embargo, mientras que el fondo de inversión sirve de instrumento de ahorro-inversión sin un objetivo específico, el plan de pensiones es un producto exclusivamente diseñado para la jubilación. Y aquí es donde radica la principal diferencia entre ambos productos: su liquidez.

Así, mientras que el fondo de inversión es totalmente líquido y rescatable en cualquier momento que se necesite, el dinero del plan de pensiones solo se recupera, con carácter general, tras la jubilación del ahorrador (la enfermedad grave, la dependencia o el desempleo de larga duración son supuestos en los que se puede recuperar). Además, existe un límite anual a la cantidad que se puede invertir en planes de pensiones.

Tampoco hay que olvidar que, a la hora de rescatar todo el ahorro acumulado en un plan de pensiones, este tributará como rendimiento del trabajo, es decir, tendrás que pagar impuestos tanto por lo aportado como por el rendimiento obtenido. Mientras que al recuperar el dinero de un fondo de inversión solo tributas por los rendimientos generados y con un tipo fijo que varía dependiendo de la cantidad ganada.

Mayor rigidez, pero mejor fiscalidad

plan de pensiones o fondo de inversión

Como contrapartida a su mayor rigidez, el plan de pensiones es uno de los productos financieros que disfruta de mejor tratamiento fiscal, lo que te permitirá obtener un ahorro a la hora de hacer la declaración de la renta gracias a su desgravación. Y es que las aportaciones de dinero realizadas a un plan de pensiones reducen de forma directa la base imponible del IRPF de forma directa. Hacienda te devolverá parte del dinero invertido hasta un límite de 8.000 euros o bien hasta el 30% de tus rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas. Las aportaciones a un fondo de inversión no conllevan beneficios fiscales.

Encuentra qué es lo mejor para ti

Banco Santander cuenta con gran variedad de productos tanto para fondos de inversión como para planes de pensiones. Si no sabes qué fondo de inversión elegir, a través del buscador podrás conocer el que más se adapte a tus necesidades.

Por otro lado, si te quieres asegurar tu jubilación y estás dudando qué plan elegir, puedes conocerlo gracias al simulador de planes de pensiones que te permite descubrir cuánto deberías ahorrar con tan solo 6 preguntas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 5 =