Consejos para prevenir incendios en casa

Más del 70% de los incendios que registran las aseguradoras se producen en el hogar, según un informe de Estamos Seguros. Estufas, cocinas, instalaciones de gas… son algunos de los riesgos presentes en nuestras viviendas y a los que en algunos casos no prestamos la suficiente atención. Y es que colocar un radiador eléctrico sobre una alfombra, enchufar muchos aparatos en una sola regleta o no pasar la revisión del gas, son situaciones que pueden provocar un incendio. De hecho, las quemaduras y las intoxicaciones por humos figuran entre los cinco accidentes domésticos más comunes, según datos del Instituto Nacional de Consumo.

Los daños producidos en casa por un incendio, sean devastadores o no, resultan costosos. La factura media que abonan las aseguradoras por un incendio doméstico es de 2.000 euros, según el estudio de Estamos Seguros. Los daños habituales se refieren al contenido de la vivienda: mobiliario, ropa, decoración… Al coste económico hay que sumar el impacto emocional de sufrir no solo el accidente, sino también de perder objetos de valor para el afectado.  

Para que se produzca un incendio en casa solo hacen falta tres cosas: aire, calor y un combustible, que puede ser ropa, madera, una alfombra, un líquido inflamable… Por eso es importante tomar una serie de precauciones.

Cómo evitar incendios en casa

Con sencillas medidas podemos reducir las posibilidades de sufrir un incendio en casa. Son consejos que minimizan los riesgos de que se produzca el fuego y, sobre todo, de que se propaguen las llamas. Son indicaciones sencillas que puede seguir toda la familia.

  • La instalación de gas debe ser revisada de forma periódica. Suelen ser las propias compañías las que establecen los plazos y programan las revisiones, pero es recomendable que los inquilinos también estén al corriente de las fechas para mayor seguridad.
  • No abandonar sartenes o cacerolas en el fuego mientras se cocina, y colocar los mangos hacia adentro, sobre todo si hay niños en casa que pueden alcanzarlos.
  • Si tu cocina es de gas, debe tener ventilación hacia el exterior.
  • Si utilizas estufas y radiadores eléctricos, procura mantenerlos alejados de ropa, alfombras, cortinas y otros muebles, y apagarlos o desenchufarlos cuando no estés en la habitación.
  • Hay que evitar tapar las rejillas de ventilación de pequeños electrodomésticos y aparatos tecnológicos.
  • Aunque las regletas ofrezcan la posibilidad de conectar varios aparatos en el mismo enchufe, no es recomendable sobrecargarlas. En el caso de planchas de ropa o para el pelo, desenchúfalas siempre después de usarlas y déjalas sobre una superficie que no sea inflamable hasta que se enfríen.
  • No es aconsejable utilizar velas en el interior de la vivienda, pero, si lo haces, mantenlas alejadas de otros objetos y no las dejes nunca desatendidas.

Además de tomar estas precauciones para evitar incendios domésticos, puedes contratar un seguro de hogar para proteger tu vivienda y tus pertenencias en el caso de que se produzca un accidente.

Qué hacer ante un incendio

Los incendios domésticos son especialmente peligrosos por la noche, cuando estamos durmiendo. Una alarma de incendios puede resultar útil en este sentido, ya que alerta de la detección de humo.

Contar con una manta apagafuegos para colocarla sobre sartenes y cacerolas si su interior empieza a arder o con un extintor portátil también puede serte de ayuda.

De todos modos, si se declara un incendio en el interior de tu vivienda y no puedes apagarlo por tus propios medios, es aconsejable que llames a los bomberos y abandones la casa, cerrando todas las puertas a tu paso para impedir que las llamas se propaguen con rapidez y afecten al resto de la vivienda. Recuerda que debes utilizar las escaleras para salir al exterior en lugar del ascensor.

También puede darse el caso de que el incendio bloquee la salida de la vivienda. Si es así, la recomendación es quedarse dentro, cerrar puertas y colocar paños húmedos en las rendijas para que no entre humo, y, por supuesto, alertar a las fuerzas de seguridad de tu ubicación.

Los incendios que se producen en el hogar son los más frecuentes. Por eso es importante conocer qué podemos hacer para prevenirlos, para proteger nuestro hogar y a nosotros mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 2 =