¿Cómo calcular el valor catastral de una vivienda? 

qué es el valor catastral de una vivienda

El valor catastral es el valor monetario que la Administración asigna a cada bien inmueble. Este valor se incluye en el Catastro, el registro que depende del Ministerio de Hacienda y que recoge las características físicas, económicas y jurídicas de todos los bienes inmuebles. Para calcular el valor catastral de tu vivienda o local se tienen en cuenta varios factores, como por ejemplo la superficie construida, la antigüedad, el entorno, el uso del suelo… Esa cifra sirve para determinar la capacidad económica del propietario, de ahí que se utilice para calcular la cuantía de determinados impuestos, como el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) o el que grava la renta de las personas físicas (IRPF).

Por eso te contamos con más detalle qué es, cuáles son sus usos y qué tienes que hacer para conocer el valor catastral de una vivienda.

Qué es el Catastro

El Catastro es el registro dependiente del Ministerio de Hacienda donde figuran todos los bienes inmuebles, ya sean urbanos, rústicos o de características especiales (aeropuertos, autopistas, centrales nucleares, etc.). La inscripción es obligatoria y gratuita.

Algunos de los datos que contiene este censo son de acceso público. Así, cualquier persona interesada puede acceder a la sede electrónica del Catastro y consultar, de un inmueble concreto, el tipo que es (urbano, rústico o de características especiales), la superficie construida, el uso, una representación gráfica de la planta y, también, la referencia catastral. Esta última consiste en un código de 20 caracteres que identifica la vivienda o el local y que se utiliza en determinadas transacciones, como una compraventa o una herencia, para así dotarlas de mayor seguridad.

En el Catastro figuran otros datos a los que solo pueden acceder el titular del inmueble, las administraciones y quien acredite un interés legítimo. En esa información se incluye el valor catastral.

Para qué sirve el valor catastral

Las distintas administraciones utilizan el valor catastral para calcular la cuantía que debes pagar en determinados impuestos relacionados con tu vivienda. Así:

  • El valor catastral es la base del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), gestionado por los ayuntamientos.
  • También es un factor más a tener en cuenta en la declaración de la renta. La vivienda habitual o los inmuebles destinados a actividades comerciales no generan rendimientos a efectos del IRPF. Sin embargo, para el resto de inmuebles urbanos, Hacienda establece una imputación de rentas inmobiliarias, al entender que generan un beneficio a su titular.
  • Por último, se utiliza para calcular el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales cuando vendes o compras una vivienda de segunda mano (suele suponer entre el 6 y el 10% del valor catastral).

Por lo general, el valor catastral no puede superar el precio que la vivienda tendría en el mercado. Su actualización se realiza aplicando unos coeficientes que son aprobados en las Leyes de Presupuestos Generales del Estado.

Cómo calcular el valor catastral de una vivienda

Para Hacienda, el valor catastral es lo que vale tu vivienda, sin importar lo que hayas pagado por ella o el importe de tu hipoteca. Por eso, es el propio ministerio, a través del Catastro, el que determina cuál es esa cifra. Y lo hace teniendo en cuenta el valor del suelo, el valor de la construcción y criterios específicos en cada municipio.

Puedes conocer cuál el valor catastral de tu vivienda de las siguientes maneras: 

  • en el recibo del IBI, donde también se indican el valor del suelo y de la construcción;
  • en tu declaración de la renta;
  • en la sede electrónica del Catastro a través de certificado digital o DNIe;
  • o en la gerencia territorial que el Catastro tiene en tu provincia, presentando la documentación que acredite que eres el titular del inmueble.

¿Y si necesito modificarlo?

En el Catastro figuran datos como el titular de la vivienda, la superficie construida, la antigüedad… datos todos ellos que pueden variar en el tiempo. En caso de que se produzca alguna modificación, necesitas comunicarla al Catastro para que quede reflejada en su censo y porque, además, puede alterar el valor catastral que se asigna al inmueble y que determina los impuestos que debes pagar por él.

Para solicitar una modificación de los datos catastrales, dirígete de nuevo a la sede electrónica, a la gerencia territorial o a tu propio ayuntamiento. En este enlace de la web del Catastro puedes consultar qué modificaciones tienes que declarar y cuáles no son necesarias.