Cómo ahorrar en la factura de la luz este verano

ahorrar en la factura de la luz

Ya está aquí el verano y las altas temperaturas. Para combatirlas, tiramos de aire acondicionado, con el consiguiente aumento en el gasto energético y, posteriormente, el inevitable gesto de llevarnos las manos a la cabeza cuando llega la factura de luz. Sin embargo, luchar contra el calor es posible sin derrochar energía. No hay una fórmula mágica para gastar menos electricidad, pero con pequeños gestos puedes reducir tu gasto, algo que te agradecerá tu bolsillo. ¿Quieres saber cómo ahorrar en la factura de la luz este verano? Sigue estos consejos:

  • Baja las persianas o el toldo las horas de más sol y calor para refrescar la casa.
  • Utiliza ventiladores para crear una corriente de aire en la estancia.
  • Haz uso del aparato de aire acondicionado con moderación y solamente los días de más calor.
  • Instala ventanas de doble acristalamiento para mejor aislamiento.
  • Aprovecha al máximo las horas de luz natural.
  • Pásate a iluminación LED.
  • Sustituye electrodomésticos antiguos por unos más nuevos y energéticamente eficientes.
  • Desconecta los dispositivos de la corriente eléctrica cuando no los estés utilizando para evitar consumo en standby.
  • Contrata la potencia adecuada a tus necesidades.
  • Contrata tarifas con discriminación horaria.
  • Cambia de compañía si no estás conforme con las condiciones y/o tarifas de tu proveedor actual.

Refresca la casa sin gastar

Cuando más aprieta el calor, tener la casa en penumbra, da una sensación de frescor sin tener que gastar energía ni dinero. Por eso, en las horas de más temperatura es conveniente que aísles tu casa lo más posible del exterior, para evitar que el sol entre directamente. Baja las persianas, corre las cortinas o tira de toldo, si lo tienes, y conseguirás mantener una temperatura más fresca. Aprovecha para ventilar la casa durante las primeras horas del día o de la noche, cuando las temperaturas son más bajas. Conseguirás reducir la sensación térmica en unos pocos grados.

Usa ventiladores

Estos aparatos pueden producir una sensación de descenso de la temperatura de entre 3 y 5 grados y, además, si quieres ahorrar en la factura de la luz debes saber que apenas gastan energía. Para aprovechar al máximo su potencial, lo ideal es que los coloques al lado contrario de una puerta o ventana, para que se cree una corriente de aire que cruce toda la habitación. Los de techo también resultan muy útiles para refrescar el ambiente.

ahorrar en el recibo de la luz

Aire acondicionado bajo control

Si el calor es insoportable y no tienes más remedio que encender el aire acondicionado, utilízalo con moderación. Se recomienda fijar una temperatura de entre 24 y 26 grados (por cada grado menos extra que bajas la temperatura, el consumo energético se incrementa una media del 8%). Además, cuando lo enciendas, cerciórate de que tienes todas las ventanas y puertas cerradas, para no desperdiciar el frío generado, y apágalo cuando la estancia se haya refrescado. Así podrás ahorrar en tu recibo de la luz. Y recuerda que la ubicación ideal para estos sistemas de refrigeración es aquella en la que menos sol dé, ya que, si se calientan, necesitan gastar más energía para enfriar, lo que significa más gasto.

Un buen aislamiento

Tener una casa bien acondicionada permite una importante diferencia en el gasto energético, tanto en invierno como en verano, ya que se evitan fugas de aire y se optimiza la climatización de esta. Las ventanas son la parte de la vivienda responsable de las mayores pérdidas energéticas. Para evitarlo, siempre que puedas, instala ventanas de doble acristalamiento.

Aprovecha la luz natural

En esta época, los días son más largos y hay más horas de luz, lo que ayuda a ahorrar en la factura de electricidad. Para no derrochar energía, evita encender luces artificiales antes de las nueve de la noche. Bajarás consumo y también temperatura, porque, al fin y al cabo, también son fuentes de calor.

Pásate a las bombillas LED

Si quieres ahorrar en el recibo de la luz, la iluminación de bajo consumo es una de las mejores inversiones. Y es que el coste adicional en la compra se ve ampliamente compensado por el menor consumo y la mayor duración, pudiendo llegar a reducir el gasto energético en un 80% respecto a las bombillas normales.

Apuesta por electrodomésticos eficientes y por un uso eficiente de los mismos

Los electrodomésticos se encuentran en el Top Ten de los mayores consumidores de energía en una casa. Por eso, siempre que puedas, elige electrodomésticos eficientes, preferiblemente de la categoría A. El ahorro en la factura de la luz compensará un posible coste más elevado. Y si además haces un uso precavido de los mismos, el ahorro que conseguirás será mayor. Poner la lavadora o el lavavajillas cuando estén llenos o utilizar programas de lavado corto y a baja temperatura o en frío, se nota después en el recibo. Además, aprovechando que es verano, olvídate de la secadora y reduce el uso de otros electrodomésticos como el horno o el secador, que, además, elevarán la temperatura de tu casa. Otro truco que te permitirá ahorrar en el recibo de la luz es bajar la temperatura máxima del calentador de agua. Y es que, cuando hace calor, una ducha fresca es un gran remedio. Si estás pensando en cambiar tus electrodomésticos infórmate de nuestro préstamo para reforma de vivienda.

Acaba con el consumo silencioso del standby

La televisión, los equipos informáticos, la cadena musical, el DVD, la máquina de café… si no están apagados del todo, siguen gastando. Tú no lo percibes, pero tu recibo de la luz, sí. Desenchufa todos los aparatos electrónicos que no estés utilizando, ya que puede significar un ahorro aproximado de un 10% de todo lo que consumes.

Contrata la potencia adecuada a tus circunstancias

Y es que, en función de esta tu factura de la luz será más o menos abultada, ya que su importe se abona independientemente del consumo que realices. En muchas ocasiones, se tiene contratada una potencia superior a la que se necesita. Calcula la potencia real que demanda tu hogar sumando las potencias de cada aparato que se encuentre conectado al suministro eléctrico y teniendo en cuenta los electrodomésticos que van a estar en funcionamiento en un mismo instante. Una vez que sepas el gasto estimado, elige el escalón superior más próximo de potencia normalizada que te ofrezca tu compañía.

Elige una tarifa con discriminación horaria

Es una buena forma de ahorrar en tu factura de la luz, ya que consiste en que pagas menos durante 14 horas al día. En concreto, en verano, desde las 23 horas hasta las 13 horas. Si eres capaz de concentrar al menos el 30% de tu consumo de luz en este horario, esta tarifa te permitirá ahorrar sin esfuerzos

Compara tarifas entre compañías y no tengas miedo a cambiar

En la actualidad, puedes optar por contratar la luz con diferentes empresas, por lo que es importante que compares, para conocer qué te ofrece cada una y que elijas la que más te convenga. Para ello, tienes a tu disposición numerosos comparadores, que harán esta comparativa de una forma rápida y sencilla. Es el caso de Selectra, o Eligetuenergia.com, entre otros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × cuatro =