Cómo ahorrar en calefacción: trucos y consejos

como ahorrar en calefaccion

Las temperaturas han bajado y con el frío ha llegado la necesidad de calentar la casa. La calefacción ya está funcionando a pleno rendimiento y, con ello, también tu consumo energético. ¿Quieres ahorrar en calefacción? Sigue estos trucos y consejos que te damos desde Banco Santander y conseguirás maximizar el calor generado por la caldera y un ahorro en tu factura.

Purga tus radiadores

Durante los meses de inactividad, los conductos de los radiadores se llenan de aire, generándose bolsas que impiden el paso del agua caliente y la transmisión de calor al exterior. Por eso, si tienes radiadores de agua, recuerda sacar el aire que tienen dentro al menos una vez al año. Si el agua puede circular por ellos libremente, aumentará la eficacia del radiador y también te permitirá ahorrar en calefacción. Purgar los radiadores es sencillo, tan sólo hay que abrir el purgador del radiador con un destornillador o una moneda y dejar que salga el aire. Sabrás que están limpios cuando empiece a salir un poco de agua.

Aprovecha el calor del día

Es invierno, pero el sol también calienta. Así que aprovecha este calor natural manteniendo abiertas las persianas y las cortinas de aquellas estancias en las que dé el sol durante las horas más fuertes del día y ciérralas durante la noche para evitar que el calor se vaya y, así, ahorrar en calefacción. En esta línea, ventila la casa el tiempo justo. Diez minutos es suficiente para renovar el aire sin que se lleguen a enfriar las paredes y el suelo.

Revisa el aislamiento

Otro aspecto fundamental a la hora de ahorrar en calefacción es que no exista ninguna fuga por la que se filtre el frío de la calle o se escape el calor de tu casa. Las ventanas son la parte de la vivienda responsable de las mayores pérdidas energéticas. Si tienes que cambiarlas, aprovecha y opta por unas de doble acristalamiento, ya que reducen notablemente la pérdida de calor. Pero si no es ese tu plan, siempre puedes poner cortinas en todas las ventanas que dan al exterior para que actúen como aislantes y colocar burletes (tanto en las ventanas como en las puertas).

Mantén una temperatura de confort

La temperatura ambiente que tengas en tu casa es clave a la hora de poder ahorrar en calefacción. Y es que tener calefacción no implica que parezca verano. Ten en cuenta que cada grado de más supone un incremento del 7% en el consumo. Los expertos aconsejan mantener una temperatura de entre 15 y 17 grados durante la noche y entre 19 y 21 grados durante el día. Si con el termómetro a esa temperatura sigues notando frío, abrígate un poco más. Camisetas aislantes, un jersey, calcetines de lana, zapatillas altas o una manta mientras ves la tele pueden ayudarte.

Apuesta por un termostato programable

Mantener la temperatura adecuada en cada momento, adaptándola a tus circunstancias y a tu día a día, te permitirá controlar el consumo de energía y ahorrar en calefacción. Con un termostato programable te resultará más sencillo mantener una temperatura óptima durante todo el día. Así, durante las horas que estés despierto y en casa, la temperatura debe mantenerse entre los 19 y los 21 grados. Y cuando estás fuera y para dormir, es suficiente con dejarla entre 15 y 17. También puedes colocar válvulas termostáticas en cada radiador para regular la temperatura por separado, ahorrando calefacción en aquellos que están en habitaciones vacías o que no utilices.

como ahorrar en calefaccion

No cubras los radiadores

Recuerda que tus radiadores no son un tendedor ni una secadora para tu ropa. No es una buena práctica, ya que el radiador no puede calentar el aire de la casa y, como consecuencia, trabaja más y consume más energía. Es más recomendable que coloques un tendedero portátil cerca del radiador, eso sí, sin taparlo. Porque si quieres ahorrar en calefacción, tienes que asegurarte también de que ningún mueble u objeto grandes que impida que el calor se expanda correctamente. Otro truco para mejorar el aprovechamiento del calor es que coloques paneles reflectantes entre la pared y el radiador. Harán que el calor rebote hacia la habitación en lugar de absorberlo la propia pared.

Revisa la caldera

Un buen mantenimiento de tu caldera para mantenerla en perfectas condiciones también te ayudará a ahorrar en calefacción, ya que optimizará su rendimiento y, por tanto, funcionará mejor con menos combustible, además de evitar que se produzcan problemas importantes en el futuro. Algunas compañías incluyen en el contrato el servicio de mantenimiento de forma gratuita, recuerda realizarlo una vez al año para evitar sorpresas.

Usa sistemas eficientes

Si tu caldera es muy antigua, debes plantearte su renovación. Los nuevos modelos son mucho más eficientes: calientan más y consumen menos. A priori su coste puede ser mayor, pero, a la larga, te compensará económicamente, porque puedes ahorrar mucho en la factura. Comprueba si en tu comunidad autónoma existe algún plan Renove de calderas y benefíciate de las ayudas disponibles.

Compara tarifas entre compañías

En la actualidad existen diversas compañías comercializadoras de energía que ofrecen multitud de tarifas. Es importante que compares, para conocer qué te ofrece cada una y que elijas la que más te convenga. Para ello, tienes a tu disposición numerosos comparadores, que harán esta comparativa de una forma rápida y sencilla.

¿Quieres saber cómo ahorrar más? En el blog de Banco Santander te explicamos cómo, solo tienes que hacer clic aquí para leer más consejos de ahorro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − 4 =