¿Qué es la brecha digital?

qué es la brecha digital y cómo reducirla

Las nuevas tecnologías y sobre todo Internet son ya parte de nuestro día a día, hasta tal punto de que resulta difícil concebir que una persona no tenga teléfono móvil, no pueda realizar una consulta cualquiera en Google o tampoco pueda leer las noticias de un medio digital. Pero sucede. De hecho, según un informe del Banco Mundial, en 2016 la mayor parte de la población mundial aún no disponía de una conexión a Internet. De una población de 7.400 millones de personas, solo 3.200 eran usuarios de la Red.

Hablar de brecha digital es hacer referencia a la desigualdad en el acceso y conocimiento de las nuevas tecnologías entre personas de distinta procedencia, edad o género. Una desigualdad que, a la larga, se traduce en diferentes oportunidades para, por ejemplo, encontrar un empleo, emprender o completar la formación académica.

Combatir esa brecha digital para dotar de las mismas oportunidades a todas las personas es un objetivo que forma parte de la agenda de gobiernos, asociaciones, instituciones e, incluso, empresas.

La brecha digital en España

La desigualdad en el acceso y uso de Internet no solo se da entre países desarrollados y en vías de desarrollo, sino también dentro de un mismo estado. Por ejemplo, los residentes en las grandes ciudades tienen prácticamente garantizada cobertura móvil o fibra óptica, mientras que quienes viven en zonas rurales alejadas de los principales núcleos de población pueden encontrarse con dificultades incluso para realizar una simple llamada de teléfono.

De acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Estadística, en 2018 el 86,4% de los hogares españoles disponía de conexión a Internet, lo que significa que casi un 14% aún no tenía. Eso sí, el porcentaje de hogares conectados aumenta año tras año (en 2017 era del 83,4%).

El estudio del INE también revela que el 86,1% de la población de entre 16 y 74 años había usado la Red en los tres últimos meses.

Cómo se puede reducir la brecha digital

Para reducir la brecha digital es necesario actuar en dos etapas: una, el acceso a la tecnología en aquellos lugares que aún no están conectados; y dos, la formación de los nuevos usuarios para que aprendan a utilizar esos recursos.

En la actualidad existen diversas iniciativas que actúan en alguna de esas dos etapas. Estas son solo algunas de ellas:

  • Agenda digital para Europa. Es el programa de medidas promovido por la Unión Europa para mejorar el acceso a Internet y la alfabetización digital en los países miembros.
  • Loon. Google puso en marcha este proyecto para conectar zonas remotas del planeta, y ello de una manera peculiar: con globos de helio. Los globos, que funcionan con paneles solares y se sitúan en la estratosfera a unos 20 kilómetros de altura, permiten propagar la señal de Internet allí donde de otra forma no llega. El experimento comenzó en Nueva Zelanda en 2013, y en 2019 se soltará el primer globo en el continente africano.
  • Connectivity Lab de Facebook. Esta división de la compañía de Mark Zuckerberg desarrolla iniciativas para reducir la brecha digital y hacer del mundo un lugar más y mejor conectado. Tiene varios proyectos operativos, entre ellos Magma, un software libre que busca facilitar la creación de redes de móviles en zonas remotas.
  • Digitalizadas. La brecha digital también es, en ocasiones, brecha de género. Reducirla es el objetivo de esta plataforma online de formación dirigida a mujeres, especialmente a las que viven en el medio rural.

El objetivo final de todos estos proyectos, cada vez más numerosos, es eliminar la brecha digital para que todos tengamos las mismas oportunidades laborales, de formación, de emprendimiento y de ocio que Internet y las nuevas tecnologías nos brindan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − ocho =