Ahorro energético: consejos para un consumo sostenible

Bombillas ahorro energético

¿Es posible ahorrar desde un punto de vista sostenible? Aplicar unas recomendaciones básicas de eficiencia energética y consumo responsable en nuestros hogares no solo reducirá la factura de luz y agua sino que contribuiremos a paliar el deterioro del planeta y reducir la emisión de gases y el efecto invernadero.

Según el último informe elaborado en la Cumbre sobre la Acción Climática de las Naciones Unidas, las emisiones de gases de efecto invernadero están acelerando el cambio climático a nivel global. Los efectos se ven en la concentración de CO2 (que en 2018 alcanzó cifras récord de 407.8 partes por millón, 2.2 ppm más que en 2017), en la subida de las temperaturas invernales del Ártico que han aumentado 3°C desde 1990 o en el ascenso del nivel del mar (4 milímetros por año durante el período 2007–2016). El continuo aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero, ha llevado a los diferentes países a aplicar e impulsar políticas para aumentar la resiliencia al cambio climático. Pero, ¿cómo promover un ahorro sostenible en nuestros entornos habituales? Repasamos algunos sencillos consejos (en casa, en la oficina y en el coche) que pasan por medidas tan simples como cerrar el grifo.

Medidas de ahorro energético en casa

  • Cierra los grifos. La ONU recomienda un consumo máximo de 100 litros de agua por persona y día. ¿Sabías que una bañera llena supone un gasto de 300 litros de agua y lavarse los dientes o las manos, otros 30? Evita dejar los grifos abiertos, opta por una ducha antes que un baño para ahorrar agua, aprovecha la carga de lavavajillas y lavadora e instala difusores en los grifos de la ducha y el fregadero que aportarán sensación de cantidad de agua ahorrando en gasto.
  • Mejora el aislamiento de ventanas y puertas. La Fundación de la Energía de la Comunidad de Madrid estima que un buen aislamiento térmico puede disminuir la demanda de energía y, por lo tanto, el gasto. Ventanas con doble cristal y marcos de PVC son buenas alternativas. En todo caso, evita fugas de calor y para aprovechar correctamente la energía, no uses los radiadores para secar la ropa y cuando enciendas el aire acondicionado, cierra antes las ventanas.
  • Calefacción. La calefacción y la producción de agua caliente sanitaria representan en torno al 60% de la energía consumida en una vivienda. La temperatura recomendada es entre 21º y 23º, salvo en los dormitorios, que oscila entre 19º y 21º. Greenpeace calcula que una correcta elección de la temperatura puede suponer un ahorro de un 6% en el consumo energético. Consulta aquí otras medidas para ahorrar calefacción.
  • Electrodomésticos eficientes. Un frigorífico de clase A+++ consume un 70% menos que uno de clase media o G. Consulta la etiqueta energética de tus electrodomésticos y comprueba su consumo.
  • Iluminación LED y bombillas de bajo consumo. Los sistemas de iluminación LED son más caros a corto plazo pero duran hasta 30 veces más y suponen un ahorro del 80%. Según datos de la ONU, si todas las personas del mundo utilizarán bombillas de bajo consumo, el ahorro ascendería a 120.000 millones de dólares al año.
  • Evita la opción stand by. Apaga completamente los aparatos electrónicos que no estés usando. Ahorrarás hasta un 7%. Para ahorrar en la factura de la luz también puedes revisar la potencia contratada y ajustarla a tus necesidades o incluso hacer uso de tarifas de discriminación horaria según tus hábitos de consumo y las franjas horarias más económicas.

Ahorro luz

Cómo ahorrar gasolina

  • La presión de los neumáticos. El ahorro de gasolina empieza por tus neumáticos.  Según el RACE, conducir usando neumáticos con una presión de 0,5 bares inferior a la correcta reduce el rendimiento del combustible entre un 2% y 4%.
  • Evita sobrepeso innecesario en la carga. Hasta un 6% puede aumentar al consumo de gasolina al conducir con 100 kilos de peso innecesarios.
  • Optimiza el cambio de marchas. Circula el mayor tiempo posible en las relaciones más largas y a bajas revoluciones.
  • Uso eficiente del aire acondicionado. Mantén una temperatura estable entre los 20 y los 23ºC. El aire acondicionado o el climatizador automático necesitan que el motor realice un esfuerzo extra que supone también un mayor consumo (una media de un 6% más en el gasto de combustible).
  • Tu forma de conducir influye. Es posible economizar de 3 a 4 litros de carburante cada 1.000 kilómetros o un depósito entero al término de los 15.000 kilómetros si sigues algunos consejos tan sencillos como evitar acelerones, mantener una velocidad constante o apagar el motor.

Recomendaciones para un ahorro sostenible para empresas

  • Apuesta por equipos informáticos que ahorren energía eléctrica o que controlen y limiten su uso.
  • Protección y aislamiento térmico. Es tan importante en los hogares como en las oficinas o puestos de trabajo. Un buen aislamiento térmico aporta confort a los trabajadores y reduce el consumo energético.
  • Iluminación de bajo consumo que supone una reducción del 80% en la factura de la luz.
  • Fomento del reciclaje y de la reutilización de materiales, optando por aquellos de origen ecológico o reciclado (material de oficina).

Reducir el consumo energético optando por alternativas renovables es la base de un ahorro energético a largo plazo. El primer paso está relacionado con la toma de conciencia. Cada gesto, por pequeño que sea, en casa, en la oficina y en el coche tiene valor. Un consumo responsable y sostenible significa no solo paliar la dependencia energética sino ahorrar también en nuestra factura de la luz y el agua.