Qué debes saber para adquirir una segunda vivienda

adquirir segunda vivienda

Un 25% de los españoles posee una segunda vivienda en propiedad, según un estudio de Casaktua, que también señala que otro 9% de ellos está pensando en comprar una. Si tú también estás interesado en adquirir una segunda residencia, estos son los aspectos que debes tener en cuenta.

Coste

La primera pregunta que tienes que responder si quieres adquirir una segunda vivienda es cuánto te va a costar y si te lo puedes permitir. Echa números sobre tus ingresos y gastos habituales, mira cuánto dinero tienes ahorrado y calcula si vas a tener que recurrir a un préstamo hipotecario y cuál va a ser la cuota mensual a pagar. Ten en cuenta que las hipotecas para segunda vivienda suelen financiar menos porcentaje que las destinadas al hogar habitual.

Coste y ubicación son términos relacionados. Uno de cada cuatro españoles cuenta con una segunda residencia, la mitad en zona costera, aunque la gran mayoría (el 72%) la adquirió antes de la crisis. En el último año, ocho de cada diez municipios costeros se encarecieron en el primer trimestre respecto al mismo periodo de 2018 y un tercio de ellos se revalorizó mas de un 10%, según un estudio publicado por la tasadora Tinsa.

Uso

Hay quien compra una segunda vivienda porque quiere tener un lugar de descanso fuera de la ciudad, y hay quien la compra pensando en hacer una inversión, para ponerla luego en alquiler (ya sea de largo plazo o turístico). Las dos opciones son válidas: solo tienes que decantarte por la que más te convenga.

De nuevo la ubicación aquí es un factor relevante a la hora de marcar el precio de mercado para la adquisición de segunda vivienda, pero también el precio del alquiler si este es el uso que se elige. Según un análisis del Banco de España, los precios se han disparado un 50% de media en los últimos cinco años. El precio del alquiler en España se situó en junio en una media de 11 euros por metro cuadrado. El dato corresponde a un estudio del portal El Idealista que ha detectado un máximo histórico en los precios de alquiler de 25 capitales de provincia se encontraban en junio con los alquileres en su máximo histórico. Destacan Madrid, donde el alquiler medio se sitúa en 16,1 euros por metro cuadrado y Barcelona con 16,5 euros por metro cuadrado.

Clima

La mayor parte de los españoles pensamos en un lugar de sol y playa para ubicar nuestra segunda residencia. Por ello, las zonas con mejor clima (la costa mediterránea, Baleares o Canarias) son las que tienen una mayor oferta. Pero igual nuestro sueño es tener una casita en el campo o la montaña. Decide en función de tus gustos, pero sabiendo que las condiciones climatológicas de uno u otro lugar influirán en el uso que le puedas dar a la vivienda: para todo el año o solo para unos meses.

Distancia

Para sacarle todo el partido a tu segunda vivienda, lo ideal sería que pudieses disfrutar de ella todos los meses, no solo durante tus vacaciones de verano. Y para eso, un factor clave es la distancia a la que se encuentra de tu hogar habitual: lo suficientemente cerca que te permita hacer escapadas de fin de semana, y al mismo tiempo suficientemente lejos para desconectar de tu vida diaria.

Coste de mantenimiento

Ten en cuenta que aunque no vivas en ella todo el año, tu segunda residencia te generará gastos los 12 meses. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) calcula un desembolso anual que puede llegar a los 1791 € para hacer frente a los consumos mínimos de luz, agua, gas y los gastos de comunidad (si tu vivienda está en una urbanización o es un piso). Coge papel y lápiz y haz una rápida suma para estimar el coste de mantener esta segunda vivienda.

Impuestos

Otro aspecto a considerar a la hora de adquirir una segunda residencia es que su fiscalidad es diferente a la de una residencia habitual. De hecho, ser propietario implica la obligación de realizar una imputación de rentas en la declaración del IRPF, equivalente al 2% del valor catastral del inmueble (o el 1,1% si el valor ha sido revisado en los últimos 10 años). Añade también el pago del recibo del IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles) todos los años.

Una vez revisadas todas estas cuestiones tendrás más claro qué vivienda quieres y dónde la quieres, y ya podrás ponerte a buscar la segunda vivienda que sea adecuada para ti.